Fondos surgieron de venta de cigarros en EE. UU. hechas por su hermano

Por: Carlos Arguedas C. 21 febrero, 2013
Pantalla completa Reproducir
1 de 2

Carlos Howden Pascall invirtió en Costa Rica dinero proveniente de una fuente lícita como era la venta de cigarrillos en los Estados Unidos.

Así lo estableció el Tribunal de Apelación de Sentencia de Goicoechea al admitir varias impugnaciones que se presentaron a la sentencia dictada contra este dirigente deportivo por el Tribunal de Juicio de San José, el 30 de agosto del 2012.

Para los jueces “resulta un verdadero sinsentido que se haya iniciado en nuestro país un proceso por legitimación de capitales provenientes de una actividad previa que no es, per se, ilícita, cuando la causa que supuestamente originó ese evento (la venta de cigarrillos, a personas no indígenas sin el pago previo de impuestos) no tiene, a esta fecha (y mucho menos a la data de la acusación) sentencia firme en el país de origen”.

El fallo hizo énfasis en que no hay prueba de que el encartado conociera que no se pagaron los tributos por la venta de cigarros.

Los jueces Rosaura Chinchilla Calderón, Lilliana García Vargas y Edwin Salinas Durán absolvieron a Pascall y no ordenaron el reenvío del caso a un nuevo juicio “habida cuenta que los errores y omisiones señalados no pueden ser subsanados en instancia, pues ello requeriría nueva prueba o reabrir la investigación”.

Antecedente. Carlos H. Pascall fue detenido el 2 de junio del 2011, luego de que el Ministerio Público lo vinculó en el delito de legitimación de capitales.

Para la Fiscalía, Pascall administró aquí fondos que su hermano –Rodney Arnoldo Morrison– transfirió de bancos estadounidenses a ticos “para evitar que el dinero fuese puesto a disposición de la Justicia norteamericana”.

Esos fondos, según la Fiscalía, surgieron de actividades “ilícitas” cometidas entre 1996 y el 2004, en Estados Unidos como lo fue la venta de cigarrillos que hizo la empresa Peace Pipe Smoke Shop, que Morrison tenía en una reserva indígena en Long Island, Nueva York.

La Fiscalía lo acusó de recibir $30 millones (¢15.000 millones).

En Estados Unidos, Morrison fue condenado en abril del 2011 a 10 años de prisión por posesión de un arma y lo absolvieron de incendio, homicidio por encargo, agresiones con armas y defraudación fiscal.

En junio del año pasado, una corte de apelaciones de Estados Unidos revocó la absolución de Morrison y dejó abierta la posibilidad de una nueva condena, que a la fecha no ha sido fijada.

Mientras tanto, en nuestro país, el Tribunal de Juicio de San José condenó el 30 de agosto del 2012 a Carlos Pascall a 12 años por legitimación de capitales.

Fundamentaron la sentencia en que Pascall sabía que el dinero que invertía se lo envió su hermano luego de la venta de cigarrillos sin el pago de los impuestos en la reserva indígena.

Apelación. Dicha condena fue impugnada tanto por Carlos Pascall, así como por sus abogados Carlos Ibarra y Juan José Picado.

El Tribunal de Apelaciones aceptó solo algunos de los aspectos impugnados y absolvió a Pascall de toda responsabilidad y ordenó la restitución de todos los bienes, los cuales permanecían decomisados.

Además de advertir de que el dinero provenía de fuentes lícitas, el Tribunal señaló que en ningún momento el implicado tuvo intención de ocultar la actividad de la cual procedían los fondos, pues hizo las transferencias entre bancos.

Según el Tribunal de Apelaciones, la sentencia de primera instancia “es una pieza jurídica importante que, con esmero y exhaustividad, abordó el asunto que nos ocupa. Este Tribunal no coincide con las conclusiones a las que llegó, ni avala la omisión de aspectos que resultan indispensables e inciden en el fondo de lo decidido (...). y tales omisiones surgen desde la misma investigación fiscal”.