Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 30 agosto, 2012
 Un perito mostró un fusil hallado en la casa de un acusado. | END PARA LN
Un perito mostró un fusil hallado en la casa de un acusado. | END PARA LN

El costarricense Alejandro Jiménez, alias el Palidejo, gastaba entre $3.000 y $5.000 cada vez que llegaba al club nocturno Élite, en Nicaragua, según declaró ayer uno de los testigos en el juicio que se lleva a cabo en ese país.

De acuerdo con la información publicada por el periódico nicaraguense El Nuevo Diario , el testigo es el excontador del club, quien aseveró que Jiménez se reunía con el empresario y dueño del lugar, Henry Fariñas.

En la audiencia celebrada a eso de las 9 a. m. contra los 24 acusados en el caso –entre los que figuran Fariñas y el exmagistrado nica Julio Osuna– también atestiguó el dueño de un taller mecánico.

El hombre, con la cara cubierta, manifestó que otro de los acusados había llegado a su negocio con Alejandro Treminio, quien resultó ser el Palidejo.

Con estos testimonios, la Fiscalía busca comprobar que existía relación entre los imputados.

Jiménez es uno de los acusados en la causa por lavado de dinero y crimen organizado, pero no puede ser enjuiciado en ausencia. Él está preso en Guatemala, donde se le acusa de ser el autor intelectual del atentado en el que murió el cantautor argentino Facundo Cabral.

Ese crimen ocurrió el 9 de julio del 2011 en Guatemala. La Policía sostiene que el ataque iba dirigido al empresario Fariñas, quien viajaba con Cabral.

Etiquetado como: