Ministro Zamora calcula que Seguridad tarda cerca de un año en resolver cada caso

Por: Gloriana Corrales 24 febrero, 2013

El Ministerio de Seguridad desembolsa más de ¢230 millones anuales para pagar sueldos a policías que se quedan en casa a la espera de que la institución los sancione o los absuelva por causas disciplinarias.

Ante una consulta planteada por este medio, el Ministerio reveló que, en este momento, hay 62 efectivos de la Fuerza Pública y tres jefes policiales suspendidos con goce de salario.

Esto implica un gasto de casi ¢18 millones mensuales, si se calcula que cada uno de los policías gana el salario base de ¢260.000 y que los jefes perciben el mínimo de ¢580.000.

La institución no pudo aportar una cifra exacta de los pagos, debido a que eso implicaría un estudio caso por caso. Tampoco detalló el sueldo de los superiores para proteger el derecho a la intimidad.

Urge agilizar. El ministro del ramo, Mario Zamora, estima que la resolución de cada expediente disciplinario tarda, en promedio, un año. Sin embargo, resaltó que la meta es que las sanciones se dicten en un máximo de tres meses.

Para ello, el Ministerio contratará 15 funcionarios adicionales a los 17 empleados que tiene el departamento Disciplinario Legal, ente encargado de estudiar más de 2.000 expedientes sobre faltas que permanecen en trámite.

“Es el área más crítica. Vamos a agrupar personal de investigación con plazas administrativas en ese departamento”, afirmó Zamora.

En los últimos dos años, Seguridad detuvo la contratación de administrativos debido a una prohibición girada por el Ministerio de Hacienda, por razones presupuestarias. La orden fue anulada en diciembre, según Zamora.

Aunque Disciplinario Legal continuará con el estudio de ausencias y llegadas tardías, Zamora dijo que el 85% del personal se concentrará en los casos de mayor peso.

Además, el Gobierno de Estados Unidos donó recursos para digitalizar y dar celeridad a las operaciones de ese departamento.

De este modo, los expedientes y las notificaciones que provengan de las zonas periféricas del país podrán ser conocidos en menor tiempo por el personal que labora en Disciplinario Legal, en Zapote.