Por: David Delgado C. 3 octubre, 2012
 La familia enterró ayer a Esteban Alejandro. | JORGE CALDERÓN
La familia enterró ayer a Esteban Alejandro. | JORGE CALDERÓN

La última vez que Esteban Alejandro tomó leche fue el sábado. Tenía tres días de nacido y su madre, Karla Vanessa Carranza, lo llevó ese día, a las 3 a. m., al hospital porque el neonato vomitó mucho, estaba adormilado y con los ojos amarillos.

Según contó la madre, de 23 años, ese día una doctora le hizo exámenes de sangre al bebé y dijo que todo estaba bien, por lo que le dio la salida. Sin embargo, el niño murió anteayer, al parecer, de una meningitis.

Este es el segundo niño que, en menos de una semana, ingresa al Hospital Max Peralta y pierde la vida. El Organismo de Investigación Judicial indaga ambas muertes.

“El mismo sábado en la noche llevé a mi hijo a una clínica privada y otra doctora lo vio decaído. Hizo una referencia para devolverlo al Max Peralta.

”Cuando un doctor de Emergencias llamó al neonatólogo para decirle los síntomas, inmediatamente lo pasaron de urgencia y le hicieron pruebas y una punción lumbar... Lo que tenía era meningitis bacteriana.

”Lo tuvieron sedado y con antibióticos hasta el lunes a las 11:50 a. m. cuando Dios lo tomó en brazos y se lo llevó.

”El sábado cuando yo fui, a las 3 a. m., la doctora tenía que haber llamado al especialista a decirle los síntomas, pero nunca lo hizo”, expresó la madre.

Etiquetado como: