Menor quedó internada en el Hospital de Niños pero se encuentra estable

Por: Hugo Solano 28 julio, 2015

Una niña de siete años ingresó delicada la madrugada de este martes al Hospital Nacional de Niños con una herida por arma de fuego en su cuello, al ser alcanzada por una bala perdida.

El tiroteo se registró en bajo Tejares de San Juan, San Ramón.

Según la investigación preliminar de la Policía Judicial, los hechos ocurrieron la noche de este lunes, a eso de las 10:25 p. m., cuando la niña caminaba por vía pública junto a su papá, momento en el que se produjo una balacera en ese cantón alajuelense y una bala perdida la impactó.

La menor fue trasladada al hospital de ese cantón alajuelense en un vehículo particular y, una vez estabilizada, la trasladaron en una ambulancia hasta el Hospital de Niños, donde fue atendida con prioridad.

El Hospital Nacional de Niños es uno de los centros de la CCSS que ha reforzado el control de horario para su personal, especialmente médicos. Cámaras, relojes marcadores, vigilancia en los parqueos y una comisión de inspección de horarios, son parte de las medidas para reducir el riesgo de que los funcionarios usen tiempo laboral con la Caja para sus actividades privadas.
El Hospital Nacional de Niños es uno de los centros de la CCSS que ha reforzado el control de horario para su personal, especialmente médicos. Cámaras, relojes marcadores, vigilancia en los parqueos y una comisión de inspección de horarios, son parte de las medidas para reducir el riesgo de que los funcionarios usen tiempo laboral con la Caja para sus actividades privadas.

La doctora Olga Arguedas, directora del Hospital de Nños, informó que la chiquita llegó a la 1 a. m. de este martes al centro médico con un orificio de entrada en la región izquierda del cuello.

De inmediato, la revisaron los ortopedistas y el personal de trauma del centro médico quienes le hicieron ultrasonidos y radiografías que no evidenciaron lesiones en estructuras vitales. El proyectil tampoco tocó las carótidas, que son dos arterias que llevan la sangre bombeada por el corazón hasta la cabeza.

La doctora Arguedas informó que la bala quedará en el cuello de la menor, porque es más riesgoso por ahora extraerla.

Dijo que la niña está conciente y orientada, por lo que por se encuentra en un salón donde se le brindan los cuidados del caso y, de no haber complicaciones, se le daría de alta en los próximos días.

La niña se encuentra estable. Por pocos centímetros, no vio afectada su tráquea, laringe ni arterias.

El caso continúa en investigación por parte del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) para conocer el móvil del tiroteo y tratar de dar con los sospechosos.

El ocho de junio de este año un menor de 10 años murió en una situación similar, al quedar en medio de un fuego cruzado entre la Policía de Control de Drogas (PCD) y un grupo de narcotraficantes en Corredores, Puntarenas.