Suceso ocurrió en Sixaola de Talamanca

 29 abril, 2013

Sixaola. Una niña de cinco años de edad murió esta mañana al recibir una descarga eléctrica de 7.000 voltios de un cable que cayó en el patio de su casa.

La menor, quien era de origen indígena, falleció a eso de las 7:20 a. m. en Finca 96 de Sixaola, Talamanca, a unos cinco kilómetros de la frontera con Panamá. En la propiedad en la que ella vivía se siembra banano y muchos de los trabajadores residen en casas que pertenecen a la empresa bananera.

Luis Guerra, padre de la menor, explicó que ese cable alimentaba de electricidad a las cosas. Él dijo que el cable se había roto desde ayer, pero que, aunque fue reportado ante los administradores, seguía en el suelo.

El hombre narró que le pidió a su esposa que la niña no saliera, pues temía un accidente con ese cable.

Sin embargo, tras recibir un baño, la menor salió a jugar con su perro Lassie, como acostumbraba hacer todos los días.

Kattia Amador, vecina del lugar, relató que ella escuchó un grito y que, cuando salió de su casa, la niña estaba tendida en el suelo.

Al parecer, en medio del juego, la menor tocó el cable y recibió la descarga.

La Cruz Roja, los Bomberos y funcionarios del Instituto Costarricense de Electricidad llegaron al lugar, pero la menor ya había muerto.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial realizaron el levantamiento del cuerpo.

Etiquetado como: