Ante falta de rastros, se emitió orden de captura internacional

Por: Carlos Arguedas C. 8 agosto, 2014

Un individuo señalado por la Policía como el principal enlace tico con una red narco que controlaba nueve helipuertos en el país cumple nueve meses en fuga.

Se trata de José Arnoldo Díaz Castro, de 30 años, conocido con el alias de Pelleja, quien para el Organismo de Investigación Judicial (OIJ), presuntamente, era el cabecilla de un grupo encargado de dar soporte logístico a una organización dedicada al tráfico de drogas y armas.

La oficina de prensa del OIJ confirmó que aún no hay rastros de Pelleja, contra quien se emitió una orden de captura internacional y podría estar en algún país de la región centroamericana.

El Ministerio Público, por su parte, se limitó a informar de que a Díaz Castro, alias Pelleja, “se le investiga en otro expediente por, aparentemente, conformar una organización dedicada al tráfico de drogas. Este hombre se encuentra en fuga, y está vigente una orden de captura en su contra”.

El abogado Eduardo Barboza Orias, quien representa a tres tíos y a un hermano de Díaz Castro en el caso de los helipuertos, manifestó que en el expediente todavía el Ministerio Público no ha presentado ninguna prueba que relacione ni a Pelleja ni a sus representados con los campos de aterrizaje hallados en distintos lugares.

El 8 de noviembre pasado fue localizado en La Argentina de de Pocora de Guácimo un terreno con cuatro helipuertos. Además, había 25 pichingas con combustible. | REINER MONTERO/ ARCHIVO
El 8 de noviembre pasado fue localizado en La Argentina de de Pocora de Guácimo un terreno con cuatro helipuertos. Además, había 25 pichingas con combustible. | REINER MONTERO/ ARCHIVO

Recuento. El caso de los helipuertos se descubrió el 8 de octubre del 2013, cuando la Policía halló los dos primeros en Limoncito de Cutris, distrito de San Carlos, Alajuela.

Ahí encontraron armas de grueso calibre, cargadores, municiones, 20 estañones con combustible para avión y se decomisaron tres vehículos, dos de ellos de lujo.

Posteriormente, el 3 de noviembre apareció otro campo de aterrizaje clandestino en Asturias de La Unión de Pococí, Limón. Luego (8 de noviembre) encontraron cuatro más, esta vez en La Argentina de Pocora de Guácimo, y el 14 de noviembre aparecieron dos en La Catalina de Siquirres.

Este caso, judicialmente, se tramita en tres expedientes.

La Fiscalía Adjunta contra la Delincuencia Organizada informó de que, en el caso de Cutris, existe un imputado de apellido Peraza, a quien atribuyen los delitos de penalidad del corruptor e infracción a la Ley de Armas y Explosivos. Peraza cumple con medidas cautelares diferentes a la prisión preventiva.

Los hallados en La Catalina y La Argentina se tramitan en otro legajo judicial que está en la etapa final de revisión de la acusación. Hay cinco presos que son de apellidos Noguera (un policía), tres hermanos Díaz y otro Rojas. A ellos, se les imputan los delitos de tráfico internacional de drogas y legitimación de capitales.

Finalmente, el tercer expediente tiene que ver con el helipuerto en Asturias. En este caso hay dos imputados, un tico de apellido Vega y un mecánico de aviación de origen colombiano apellidado Ramírez. El caso se elevó a juicio, pero no se ha fijado fecha para debate; es por tráfico de drogas, infracción a la ley de armas y legitimación de capitales.