Por: Carlos Láscarez S. 7 marzo, 2015

Un costarricense de apellido Sáenz, de 69 años, quien descontaba una pena de 10 años de cárcel, falleció anteayer de un infarto, informó ayer la Cancillería en un comunicado.

El adulto mayor permanecía recluido en el Centro Federal de Readaptación Social Morelos del Complejo Penitenciario Islas María.

Fue trasladado a un hospital, donde pese a que se le practicaron maniobras de resucitación, murió a las 7:55 p. m.

En la Cancillería están atentos para brindar asistencia. | MARVIN CARAVACA
En la Cancillería están atentos para brindar asistencia. | MARVIN CARAVACA

María Amelia Hidalgo, cónsul general de Costa Rica en México, manifestó que la liberación del cuerpo no podrá hacerse antes del lunes en la tarde, ya que este fue enviado al estado de Sinaloa.

La funcionaria adelantó que los costos de cremación, trámite de permisos y traslado de las cenizas al Distrito Federal ronda los $1.700 (¢920.000), suma que los familiares han dicho no poseen.

Hidalgo, quien tiene previsto venir Costa Rica, ofreció si los familiares lo deciden, transportar las cenizas de Sáenz a suelo tico.

Este fue detenido el 10 de setiembre del 2005, cuando intentaba cruzar, en un autobús, la frontera entre Guatemala y México con 650 gramos de heroína.