Por: Gustavo Fallas M., Eillyn Jiménez B. 11 julio
Las autoridades realizaron varios allanamientos la mañana de este martes en Río Claro de Golfito.
Las autoridades realizaron varios allanamientos la mañana de este martes en Río Claro de Golfito.

Una banda dedicada a la venta de drogas en viviendas, búnker y bares clandestinos en Río Claro de Golfito, Puntarenas, fue desestructurada por la Policía Judicial la mañana de este martes.

Después de 11 allanamientos realizados en Río Claro de Golfito y un despliegue policial en Puntarenas centro, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada detuvieron a ocho personas, algunas de ellas con vínculo familiar y quienes figuran como sospechosas del tráfico y venta de estupefacientes.

La mayoría de allanamientos se realizaron en Río Claro de Golfito,Puntarenas.
La mayoría de allanamientos se realizaron en Río Claro de Golfito,Puntarenas.

La presunta líder de la organización es una mujer de apellidos Moreno González, conocida como "La Gordita", la cual fue aprehendida por los agentes policiales en El Roble Puntarenas.

De acuerdo con Wálter Espinoza Espinoza, director del OIJ, Moreno ya había sido condenada una vez en 1998 por narcotráfico. Al parecer, ella dirigía la organización junto a otro sujeto apellidado Rodríguez, quien aún no ha sido capturado.

Los líderes de la organización giraban órdenes a las personas que se encargaban de la distribución en Río Claro, establecían precios de dosis, los momentos de venta, los horarios que iban a trabajar y se encargaban de contactar a los proveedores.

Además de Moreno, también fue detenida la hija de ella, de apellidos González Moreno, y varios hombres apellidados Zamora Ruiz, Guzmán, Mendoza Jiménez, Muñoz Zamora (vendedor), Nuñez Obando y Villalobos Chaves. A estos dos últimos se les investiga por supuestamente ser los proveedores de la droga.

La Policía Judicial informó de que el grupo empezó a ser investigado hace seis meses y comercializaba principalmente cocaína y crack, estupefacientes que, se presume, eran trasladados desde Panamá.

Los operativos permitieron la incautación de armas de fuego, drogas como crack, marihuana y cocaína, así como ¢7 millones en efectivo.

La banda vendía la droga en viviendas, un búnker y un bar clandestino de la zona.
La banda vendía la droga en viviendas, un búnker y un bar clandestino de la zona.
Altas ganancias

Según informó el OIJ, prácticamente todas las viviendas allanadas eran utilizadas como puntos de venta de droga, por lo que se generaban altas ganancias.

Espinoza explicó que un búnker puede generar ingresos de hasta ¢2 millones por día.

"El narcomenudeo es una de las actividades económicas que más dinero produce. Las dosis tienen precios establecidos y el nivel de venta es muy importante. Hay sectores donde la demanda es más alta y eso varía los precios. Un búnker ubicado en el sector metropolitano da más réditos que uno en una zona rural. Sin embargo, estos (de Río Claro) estaban consolidados, tenían mucho nivel de clientela y la mezclaban con actividades sociales como un bar clandestino", manifestó el jerarca policial.

"Este tipo de operaciones son el resultado del trabajo conjunto en cada comunidad. Eso es importante, porque nos permite darle contención al microtráfico, que no nos crezca el mercado. La meta es que el mercado no crezca para que no nos metamos en los problemas que tienen otros países", añadió el fiscal general, Jorge Chavarría.

La Fiscalía comunicó que pedirá prisión preventiva para los detenidos.

Información actualizada a la 1:14 p. m.