Por: Eillyn Jiménez B. 7 marzo

La Policía Judicial desmanteló este martes una poderosa banda narco dirigida por el costarricense Luis Ángel Martínez Fajardo, alias Pollo, quien descuenta 30 años de prisión en Nicaragua.

En total, el Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanó 50 lugares en San José centro, Desamparados, Tirrases de Curridabat, La Unión de Cartago y algunos sectores de Guápiles.

Al finalizar el despliegue policial, se contabilizaron 40 personas detenidas.

"Detuvimos a un grupo importante de personas que están vinculadas directamente con el tráfico de drogas y que en los últimos tiempos han asolado la ciudad capital con hechos de violencia, de sangre y amenazas", dijo Wálter Espinoza, director del OIJ.

El jerarca policial manifestó que también pretenden contener "un poco" el avance de organizaciones criminales.

En el despliegue policial se decomisó droga, dinero en efectivo y armas de fuego.

Modo de operación

De acuerdo con la investigación hecha por las autoridades, Pollo giraba órdenes desde suelo nicaragüense para la operación del grupo criminal en Costa Rica.

"Martínez Fajardo coordina vía telefónica con sujetos ubicados en nuestro país, les emite órdenes, brinda directrices y establece el modo de comportamiento de la organización criminal. Tiene dos gerentes de área y ellos se encargan a la vez de controlar cuatro subgrupos criminales ubicados en distintos lugares", explicó Espinoza.

Uno de los líderes en Costa Rica, de apellido Hernández y conocido como Crucitas, fue detenido en los primeros allanamientos que se realizaron este martes, mientras que el otro iba a ser detenido en el transcurso de la mañana.

Espinoza detalló que la organización se estructuró con una naturaleza lícita desde el punto de vista formal, ya que tenían contabilidades, personas asalariadas, con funciones establecidas y sometidas a un sistema de disciplina interno.

El OIJ agregó que la organización criminal tenía un brazo armado que actuaba de manera violenta y agresiva ante casos de traición e indisciplina. Estas acciones derivaban, incluso, en homicidios o tentativas de homicidio.

"El sistema de disciplina interno funciona con violencia, asesinato, amenaza y sangre. El grupo tiene personas que se dedican a almacenar, otros a distribuir, vender o procesar tres tipos de droga, como lo son crack, cocaína y marihuana. El sistema de distribución que tienen les permite controlar la dosis que entregan en cada uno de los puntos", mencionó Espinoza.

Vínculo con homicidios

Algunos de los aprehendidos están relacionados con un homicidio que ocurrió en Aserrí en octubre del 2016, donde un hombre de apellido Vindas falleció.

Este martes también hubo cuatro allanamientos en el penal juvenil que según el jefe del OIJ permitiría resolver dos asesinatos más.

"Este golpe brinda un poco más de tranquilidad y nos permitiría descansar por un tiempo; sin embargo, estas organizaciones suelen rearmarse", afirmó Espinoza.

Algunas de las detenidas son mujeres, quienes, en algunos casos almacenaban; en otros, procesaban y también vendían droga.

En la operación para desmantelar la banda participaron cerca de 600 oficiales, 40 jueces y personal de la Fiscalía.

Colaboró el corresponsal Reiner Montero

Información actualizada a las 10:22 a. m. con dato de lugares allanados y cantidad total de detenidos

Etiquetado como: