Llevaban más de una tonelada de droga a bordo de dos lanchas con matrícula costarricense

Por: Hugo Solano 23 junio, 2015
La droga venía en sacos y los paquetes tenían troqueles con palabras y marcas de vehículos.
La droga venía en sacos y los paquetes tenían troqueles con palabras y marcas de vehículos.

Siete personas cayeron con más de una tonelada de cocaína a bordo de dos lanchas pesqueras en el Pacífico Sur.

Se trata del más reciente golpe contra el tráfico de drogas a bordo de embarcaciones pesqueras.

La primera lancha, de nombre Huko II, es de bandera costarricense, matrícula P-004646, y fue detenida cerca de la Isla de Coiba en Panamá.

En esta lancha viajaban cuatro hombres con 640 kilogramos de cocaína que tenían el troquel con las palabras Milo y Fruco.

Uno de los detenidos, de apellido Ramírez, de 53 años, cuenta con antecedentes por los delitos de tentativa de robo simple, robo simple y asalto.

Otro de los que viabaja en la lancha es de apellido Miranda, de 27 años, con expediente por agresión con arma. También cayeron Chamorro, de 55 años, y Bolaños de 27. Los cuatro viajaban en la embarcación Huko II.

La segunda nave pesquera detenida fue Kinia Andrea, matrícula PG9018, hecho que ocurrió a 117 millas de Punta Burica con tres tripulantes identificados como Sánchez, de 41 años, y Granados, de 30. A estos dos costarricenses se les une un ecuatoriano de apellido Mora y de 18 años. Todos estos detenidos no cuentan con antecedentes.

En ella llevaban 397 kilogramos de cocaína distribuidos en 20 pacas, cada una de ellas con el troquel de letras B1 y con el símbolo de Chevrolet.

Con estos dos escenarios se encontraron las autoridades del Servicio Nacional de Guardacostas (SNG) y de la Policía de Control de Drogas (PCD), quienes incursionaron mar adentro para realizar las pesquisas del caso.

Tanto la droga como los detenidos fueron trasladados hasta suelo costarricense por las autoridades costarricenses del Guardacostas, PCD y el Servicio de Vigilancia Aérea (SVA). Las embarcaciones se hundieron en el océano.

En lo que va del 2015, las autoridades han decomisado 9 toneladas de cocaína a lo que se suman 4,5 toneladas de marihuana.

La captura fue gracias al Convenio de patrullaje conjunto entre los Estados Unidos de América y Costa Rica.

Ese acuerdo está vigente desde el 28 de octubre de 1999 y en la actualidad su prórroga está pendiente de ratificación en la Asamblea Legislativa.

Dicho instrumento legal contempla el ingreso de embarcaciones estadounidenses a los mares costarricenses para interceptar naves sospechosas de traficar drogas, así como capturar a sus ocupantes.

El acuerdo también ha sido una valiosa herramienta en el combate de otros delitos, tales como el tráfico y la trata de personas en las aguas costarricenses, dice un comunicado de prensa del Ministerio de Seguridad Pública.