Muerte de menor en operativo, en 1992, llevó a crear Policía profesional

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 1 junio, 2014

En los últimos 20 años, los narcotraficantes que han tratado de usar el territorio costarricense para producir, vender o transportar droga se han topado con una fuerte barrera.

En ese periodo, las arcas de estos grupos perdieron 127 toneladas de cocaína, 22 toneladas de picadura de marihuana y 27 millones de plantas de marihuana, a raíz de los trabajos de la Policía de Control de Drogas (PCD), que este 26 de mayo cumplió dos décadas.

Los resultados de la PCD –que trabaja bajo la dirección funcional del Ministerio Público, en coordinación con otros cuerpos policiales y con capacitación de Estados Unidos– colocan a Costa Rica como uno de los países líderes de la región latinoamericana en la lucha contra el narco.

En los 20 años de labor, la PCD ha hecho operativos en sembradíos de marihuana y ha erradicado 27 millones de plantas. Este fue uno de esos trabajos en la zona sur del país. | ARCHIVO.
En los 20 años de labor, la PCD ha hecho operativos en sembradíos de marihuana y ha erradicado 27 millones de plantas. Este fue uno de esos trabajos en la zona sur del país. | ARCHIVO.

Alan Solano, director de la PCD, explicó que solo en Panamá se confisca más droga.

Solano resaltó que en desarticulación de organizaciones, Costa Rica mantiene la delantera. En esos 20 años, los agentes de la mencionada Policía detuvieron a 5.513 nacionales y a 1.860 extranjeros vinculados con drogas.

Además, en ese lapso, la PCD le quitó al narcotráfico ¢808 millones y $23 millones.

En el 2013, México decomisó poco más de medida tonelada de cocaína.

El inicio. El nacimiento de la PCD tuvo relación con un suceso trágico en la historia de Costa Rica.

El 19 de mayo de 1990, en Jardines de Cascajal de Desamparados, un operativo de la ya desaparecida Unidad de Acción Inmediata (UIA) causó la muerte del niño Wágner Segura Brenes, de 12 años, quien recibió un balazo con una escopeta.

¿Qué se observó con ese caso? La impericia, imprudencia, negligencia y falta de análisis, de inteligencia, de profesionalización. Eso fue lo que se llevó a la Asamblea Legislativa”, dijo Solano.

“Los policías dependían del grupo político que llegara al Gobierno, quitaban a la gente y la volvían a poner. Ya se estaban dando índices de corrupción altos”, agregó.

Para aquel entonces, funcionaba en el país, desde 1970, la Dirección de Narcóticos.

El 19 de mayo de 1990, en Jardines de Cascajal de Desamparados, un operativo policial causó la muerte del niño Wágner Segura Brenes, de 12 años. Esto planteó la necesidad de una policía profesional. | ARCHIVO.
El 19 de mayo de 1990, en Jardines de Cascajal de Desamparados, un operativo policial causó la muerte del niño Wágner Segura Brenes, de 12 años. Esto planteó la necesidad de una policía profesional. | ARCHIVO.

Según los expedientes de la PCD, en la comisión legislativa que analizó el tema, en 1988, se concluyó que era necesario “profesionalizar al cuerpo policial antidrogas con una carrera administrativa bien definida y con entrenamiento adecuado”.

Tal discusión llevó a que, en 1991, se fusionara esa unidad de Narcóticos con el Departamento de Estupefacientes e Inteligencia del Ministerio de Gobernación y Policía y naciera la Dirección Nacional de Control de Drogas

En mayo de 1994, al entrar en vigencia la Ley General de Policía, se crea la PCD.

Crecimiento. Los agentes antidrogas se enfrentan ahora a nuevos estupefacientes y métodos ingeniosos y tecnológicos que utilizan los narcotraficantes.

Según Solano, la Policía también ha hecho uso de la ciencia y la tecnología para el combate.

En sus 20 años de historia, este cuerpo policial ha alcanzado reconocimientos como la premiación al mejor agente antidrogas del mundo.

También, han tenido sus días negros, como al detención, en marzo del 2012, de uno de sus miembros que laboraba en el aeropuerto Juan Santamaría (en Alajuela) y permitía el trasiego de drogas.

Solano enfatizó en que la PCD es muy estricta con esos casos.

infografia

Etiquetado como: