Individuo con condena pendiente por drogas guardaba dos kilos de cocaína pura, ¢1,8 millones y $1.500 en efectivo en Bagaces

Por: Katherine Chaves R., Julio Segura 5 diciembre
En la casa de Alvarado fueron decomisados $1.500, así como ¢1.8 millones en efectivo. Foto cortesía del Ministerio Púbico
En la casa de Alvarado fueron decomisados $1.500, así como ¢1.8 millones en efectivo. Foto cortesía del Ministerio Púbico

El proveedor de una organización dedicada a la venta de drogas en Cañas, Abangares y Tilarán en Guanacaste, y Upala, en Alajuela, escapó este martes, minutos antes de que agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanaran su casa.

Se trata de un individuo de apellidos Alvarado Torres, de 48 años, conocido como Chato, y cuya vivienda se encuentra en Bagaces, Guanacaste.

Michael Soto, jefe de Planes y Operaciones del OIJ dijo que el sujeto era uno de los principales objetivos del operativo, que permitió desarticular la organización y capturar a otras 11 personas.

El jefe policial explicó que Chato huyó en su carro antes del allanamiento, por lo que fue seguido por agentes judiciales, quienes en la persecución chocaron el auto policial contra un carro particular.

Esa situación permitió al sospechoso abandonar su vehículo y ocultarse en una zona boscosa. Hasta las 5 p. m. de este martes, Alvarado continuaba en fuga.

Michael Soto dijo que en el allanamiento a la casa de este sujeto decomisaron dos kilos de cocaína pura (una vez procesada se podrían obtener más de 20.000 dosis de crack), ¢1,8 millones y $1.500 en efectivo.

Alvarado tiene antecedentes por robos y una sentencia pendiente por drogas, pero el OIJ no precisó cuál era la pena. Este sujeto aparece como capturado en junio del 2011, pues se le señaló por integrar una banda dedicada a la venta de drogas en Liberia, Santa Cruz y La Cruz.

Los agentes del OIJ de Cañas durante el operativo decomisaron una moto en una casa en Colorado de Abangares. Foto de Julio Segura.
Los agentes del OIJ de Cañas durante el operativo decomisaron una moto en una casa en Colorado de Abangares. Foto de Julio Segura.
Estructura mediana

Soto dijo que Alvarado abastecía a una banda que tenía el centro de operaciones en Cañas, pero con ramificaciones en Abangares, Tilarán y Upala y era liderada por un individuo de apellidos Ruiz Espinoza, de 28 años, conocido como Pollo.

"Este sujeto (Pollo) forma la típica estructura del narcomenudeo costarricense, donde un sujeto joven empieza la venta de drogas y conforme va obteniendo campo en el mercado, en una zona donde las disputas no son tan fuertes, empieza a tener un negocio lucrativo y empieza la cultura expansionista (...), es decir busca otros cantones con sujetos conocidos y de esta forma logra establecer una estructura mediana", explicó Soto.

Durante el operativo policial se detuvo a 11 miembros de la organización. Además, de Ruiz, se capturó a Casanova Saborío, Villareal López, Brenes Abarca, Chéves Cisneros, Guerrero Santamaría, Chacón Muñoz, Juárez Hidalgo, Cruz Flores, Santamaría Reina y Cajina López.

El Ministerio Público, en un boletín de prensa, informó de que la investigación sobre esta banda se inició en diciembre del 2016, cuando se descubrió que se dedicaba a la venta de cocaína, crack y marihuana.

Al parecer, el mercado estaba asentado especialmente en barrios de Cañas, como San Martín, urbanización Villa Esperanza, Chorotega y urbanización Tenorio.

Durante los allanamientos, la Policía decomisó dinero en efectivo y drogas, cuyo conteo está en proceso. Además, instrumentos para el empaque y dosificación de los estupefacientes, como romanas y envolturas de diferentes tipos.

La investigación se realiza bajo el expediente 16-001060-0073-PE.

El Ministerio Público comunicó de que los sospechosos fueron indagados y que en una audencia que se realizará en el Juzgado Penal de Cañas se pedirá prisión preventiva para los 11 detenidos.