Los sospechosos están relacionados con pareja italiana que usaba una pizzería, ubicada en Nueva York, como centro de operaciones

Por: Diego Castillo 14 octubre, 2015
Agentes del OIJ allanaron la casa de un hombre de apellido Montero, ubicada en Puerto Escondido de Pital, San Carlos.
Agentes del OIJ allanaron la casa de un hombre de apellido Montero, ubicada en Puerto Escondido de Pital, San Carlos.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) allanaron, la mañana de este miércoles, varias viviendas y empacadoras de piña en San Carlos, Grecia, Sarapiquí y Heredia con el objetivo de desarticular una organización que traficaba cocaína camuflada en cargamentos de yuca y piña hacia Italia y Estados Unidos.

Según la información preliminar, en el operativo se detuvieron al menos a tres hombres, se allanaron cuatro viviendas y dos empacadoras de piña y yuca.

En Pital de San Carlos, se allanó la casa ubicada en Puerto Escondido de Pital, donde se detuvo a un hombre de apellidos Montero Picado, de 35 años, al parecer él es el contacto con una pareja de italianos en Nueva York, quienes eran los encargados del tráfico de drogas en cargamentos de piña y yuca desde Costa Rica.

Los policías judiciales allanaron una empacadora de yuca propiedad de Montero ubicada en una finca en el sector de La Tabla, en Río Cuarto de Grecia. Al momento del allanamiento en la casa de Montero se encontraba su esposa y dos hijos.

En Chilamate de Sarapiquí (norte de la provincia de Heredia), se allanaron dos viviendas colindantes, donde se detuvieron a dos hombres. A dos kilómetros de ese lugar, el OIJ también allanó una empacadora en una finca piñera. En Heredia se allanó otra vivienda, se desconoce si hubo detenidos.

Esta es una de las casas allanadas por el OIJ en Chilamate de Sarapiquí.
Esta es una de las casas allanadas por el OIJ en Chilamate de Sarapiquí.

Según las investigaciones preliminares, los sospechosos están relacionados con una pareja de italianos identificados como Gregorio y Ele​o​nora Gigliotti, de 58 y 54 años respectivamente, que usaban una pizzería en Queens, Nueva York, como el centro de operaciones.

En marzo, las autoridades estadounidenses detuvieron a la pareja y a su hijo Ángelo, de 38 años, en la pizzería, según reportaron medios de Estados Unidos. En ese operativo fueron decomisados $150.000 en efectivo y seis armas de fuego.

Eleonora Gigliotti en una ocasión envió a uno de sus contactos en Costa Rica una maleta con $400.000 en efectivo. Entre finales del 2014 y principios del 2015, la pareja de italianos habría importado unos $2.000.000 en cargamentos de cocaína.