Por: Carlos Arguedas C. 28 septiembre, 2013

Un total de $468.000 y ¢2 millones en efectivo fueron decomisados ayer viernes en tres allanamientos hechos para desarticular una organización que trasegaba drogas de Panamá para venderla en el país.

La acción fue ejecutada en forma conjunta por la Policía de Control de Drogas (PCD) y la Fiscalía contra la Delincuencia Organizada en San Rafael de Escazú, La Aurora de Alajuelita y en San Francisco de Heredia.

La oficina de prensa del Ministerio Público informó de que el operativo se inició la noche del jueves, cuando se arrestó en la vía pública a dos sujetos de apellidos Segura y Valencia, en Alajuelita y Escazú.

En tanto, ayer capturaron en allanamientos a otros tres implicados de apellidos Hernández, Morera y Morales.

Este caso comenzó a investigarse hace año y medio.

Durante los 18 meses, se determinó que los miembros del grupo, utilizando diversos medios de transporte, iban a Panamá a conseguir cocaína, la cual traían en pequeñas cantidades.

La almacenaban durante varios días en diversos lugares y luego la distribuían en Alajuelita, Heredia, Goicoechea y Escazú.

Precisamente, en una bodega ubicada en Escazú fueron encontrados 41 kilos de cocaína.

Uno de los implicados (Valencia) fue detenido cuando salió de ese local con $183.610 en efectivo.

El jueves, cuando los agentes detuvieron a Segura, le encontraron 19 kilos de cocaína que llevaba escondidos en un vehículo, y ayer, cuando ingresaron a su vivienda en Alajuelita, localizaron $150.000 en efectivo. Y en un allanamiento en la casa de Morales, en La Aurora, hallaron $135.000 y ¢2 millones.

Primer golpe. Tanto la Fiscalía como el Ministerio de Seguridad Pública informaron de que a esta organización le habían decomisado el 13 de agosto anterior un total de 15 kilos de cocaína. En aquella oportunidad, el operativo lo desarrollaron oficiales del Programa Regional Antidrogas (PRAD) de la Fuerza Pública, quienes recibieron varias informaciones sobre una presunta venta de estupefacientes en El Alto de Guadalupe, Goicoechea.

Luego de varios informes confidenciales, se localizó un taxi informal el cual trasladaba en la cajuela una hielera que contenía 15 paquetes de cocaína con un peso de 1.020 gramos cada uno.

La jefa de la Fuerza Pública de Goicoechea, Hannia Cubillo, dijo que en esa oportunidad se detuvo al chofer, de apellido Morales, a quien, además, le decomisaron ¢150.000 en efectivo y dos teléfonos celulares.

El Juzgado Penal de Goicoechea no dictó cárcel para Morales, pero ayer volvió a caer en Alajuelita.