11 octubre, 2015

El empresario pesquero de apellidos Bell Fernández, conocido como Macho Coca, deberá cumplir una medida de seis meses en prisión preventiva.

El Juzgado Penal del II Circuito de San José lo dispuso así la noche del viernes, tanto para Bell, como para dos hermanos de apellidos Valerio Chaves, acusados de integrar una organización dedicada al tráfico local de drogas. Ellos fueron apresados el jueves 8 de octubre.

Otros tres sujetos que también fueron detenidos ese día, fueron liberados sin medidas.

Se trata de tres policías de Tránsito, de apellidos Dondi, Marchena y Moya. Para ellos, la Fiscalía había solicitado la inhabilitación del cargo sin goce de salario y firmar cada 15 días en el Juzgado, así como no acercarse a su lugar de trabajo en Limón durante todo el proceso judicial.

El Ministerio Público informó a través de su oficina de prensa que apelará la resolución sobre los oficiales, a quienes les atribuye haber prestado ayuda para evadir el control de vehículos pertenecientes a Bell en la estación de pesaje de Búfalo, distrito de Río Blanco, unos cinco kilómetros al oeste del centro de Limón.

De acuerdo con la investigación judicial, la organización de Bell entregaba marihuana y cocaína a una banda cuyo líder es un sujeto de apellido Valerio.

En agosto, el empresario limonense además fue ligado a un caso de construcción de muelles ilegales en Portete, en el Caribe.