Víctima apareció el lunes desnudo, a un lado de la vía, y con fuerte golpe en la cabeza

Por: Carlos Arguedas C. 13 junio
El cuerpo del hombre apareció el lunes a las 8:30 a.m. a la orilla de la ruta 27, en un tramo entre Turrucares y Atenas, Alajuela. Agentes del OIJ lo llevaron a la Medicatura Forense en Heredia.
El cuerpo del hombre apareció el lunes a las 8:30 a.m. a la orilla de la ruta 27, en un tramo entre Turrucares y Atenas, Alajuela. Agentes del OIJ lo llevaron a la Medicatura Forense en Heredia.

El cuerpo desnudo que apareció este lunes a la orilla de la ruta 27, en un tramo entre Turrúcares y Atenas, en Alajuela, corresponde al del administrador de una empacadora de palmito en la cual se cargaron los 727 kilos de cocaína que una banda narco intentó robar el sábado anterior.

El Organismo de Investigación Judicial (OIJ) identificó a la víctima como José Manuel Rojas Alfaro, de 39 años y vecino de San Rita de Río Cuarto, Alajuela.

El hombre presentaba un fuerte golpe en la cabeza, que al parecer fue el que le provocó la muerte, detalló la policía judicial.

Como parte de las pesquisas, este martes los investigadores volvieron a allanar la empacadora y otras construcciones aledañas en Río Cuarto, pero esta vez en busca de indicios sobre el asesinato. Las autoridades se mostraron herméticas sobre los hallazgos obtenidos.

El lunes los especialistas ingresaron a estos mismos lugares, para tratar de hallar rastros de la droga.

Rojas, al parecer, tenía poco más de un mes de haber sido contratado para trabajar en la empacadora. En el Registro Público aparece como miembro de cinco sociedades.

Relacionado a este caso, el OIJ también investiga qué relación podría tener un abogado de Heredia, de 45 años, quien desapareció el sábado anterior.

Este hombre salió de su casa a recoger el vehículo que tenía en un lavacar. Llegó al sitio, pero recibió una llamada telefónica. Se subió a un taxi y se fue presuntamente para Santa Ana de San José, pero no se volvió a saber nada de él. La familia interpuso la denuncia sobre su desaparición el lunes.

El abogado aparece como miembro en una sociedad en la cual está el dueño de la mencionada empacadora; se presume que era el encargado de llevar todos los asuntos legales de la empresa.

Historia

El tumbonazo de los 727 kilos de cocaína se produjo el sábado anterior a las 11 a. m., cuando siete sujetos –a bordo de dos vehículos– interceptaron el furgón en el cual se trasladaba palmito y donde iba camuflada la droga.

Al chofer del camión se lo llevaron cerca del túnel Zurquí, en la ruta 32, donde lo dejaron maniatado. Sin embargo, escapó y avisó a la policía.

La Fuerza Pública desarrolló un operativo que permitió encontrar el furgón en Guayacán de Sarapiquí, que iba escoltado por un vehículo. Capturaron al conductor del camión, pero otros sujetos se dieron a la fuga, por lo cual les dieron persecución.

En una finca de yuca localizaron a los sospechosos, pero en el operativo el oficial Federico Borbón Huertas recibió dos balazos, uno en la cabeza y otro en el pecho, que le quitaron la vida. Por estos hechos se detuvo a cuatro individuos.

En una inspección a la finca donde estaban los protagonistas del tumbonazo fue donde se encontraron los 727 kilos de cocaína, que estaban metidos en cajas iguales a las que se usan para empacar el palmito, que tenía como destino el puerto de Amberes, en Bélgica.

Debido a que de la empacadora salieron otros dos contenedores sospechosos, y que el barco que los transportaba había salido de Limón, se procedió a revisarlos en Panamá. Sin embargo, luego de una minuciosa inspección se descartó la presencia de droga, informó la oficina de prensa del Ministerio Público.

Colaboró el periodista Gustavo Fallas.