Droga crece todos los años en poblados montañosos sin que se logre capturar a los responsables

 16 septiembre, 2015
La más reciente operación concluyó el 15 de setiembre y se destruyeron casi 430.000 matas.
La más reciente operación concluyó el 15 de setiembre y se destruyeron casi 430.000 matas.

Las incursiones de la Policía para erradicar cultivos de marihuana todos los años incluyen zonas indígenas que se repiten en cantones como Buenos Aires, Corredores y Talamanca sin que se logre detener a los responsables de abonar y cuidar las plantaciones y mucho menos a los que ordenan los cultivos.

En las últimas ocasiones la acción policial incluye la ayuda médica para indígenas de los lugares que se visitan, como ocurrió en la más reciente incursión a cerro Congo, cerro Papaya, Monteverde, Guayabal, Piedra Meza, cerro Cuzuco, Seira y Botubata en Talamanca, Limón.

Entre el 6 y el 15 de setiembre los agentes antidrogas erradicaron 42 plantaciones que abarcaban un área total de 46.087 metros cuadrados, para un total de 429.970 plantas de marihuana destruidas.

A las autoridades del Ministerio de Seguridad Pública se unió un médico y un odontólogo quienes, junto con los policías, se adentraron en la montaña para llevar ayuda a los pobladores de dichas zonas.

Mientras los oficiales efectuaban las labores de erradicación de marihuana, se atendieron a 27 niños y 28 adultos que requerían de un odontólogo.

En medicina general fueron 51 niños, 36 adolescentes, 18 adultos y 11 adultos mayores con padecimientos como lumbalgias, parasitosis, bronquitis y artritis crónica. Esa ayuda se convierte en vital para la población indígena, puesto que no tienen acceso a los servicios médicos y odontológicos.

En esta ocasión tampoco hubo detenidos eb los cultivos de droga.

Etiquetado como: