Por: Carlos Láscarez S. 3 octubre, 2015

Un individuo oriundo de El Salvador, pero nacionalizado costarricense, fue detenido la noche del jueves como sospechoso de trasladar cuatro kilos de cocaína en la cajuela de un taxi.

Un perro entrenado revisó el taxi de forma minuciosa. | CORTESÍA MSP
Un perro entrenado revisó el taxi de forma minuciosa. | CORTESÍA MSP

La aprehensión del sujeto, de apellido Zelaya, de 68 años, ocurrió alrededor de las 9 p. m. en el cruce de la agencia Datsun.

El arresto lo realizaron oficiales del Programa Regional Antidrogas (PRAD) y de la Policía de Control de Drogas (PCD).

El Ministerio de Seguridad Pública (MSP) indicó que el sospechoso era seguido por oficiales del PRAD, quienes lo sorprendieron en vía pública.

Los policías antidrogas le solicitaron a Zelaya que abriera la cajuela del taxi Hyundai Accent, que había sido reportado como robado horas antes.

Además de la carga de droga, el sujeto llevaba ¢371.000 y $1.000 en efectivo, montos de los cuales no pudo explicar su origen.

Fue remitido a la Fiscalía, donde fue acusado por el delito de infracción a la ley de psicotrópicos, el cual es sancionado con una pena de hasta 20 años de prisión, según el Código Penal.

Etiquetado como: