Fiscalía tica le atribuye al foráneo el tráfico internacional de 668 kilos de coca

Por: Rónald Moya 19 julio, 2014

El Gobierno español rechazó ayer extraditar a Costa Rica al ciudadano José García Molla, acusado aquí de tráfico internacional de de drogas.

Las autoridades de España decidieron pedir a Costa Rica la documentación del caso para que pueda ser juzgado en España.

García fue detenido en Valencia (este de España) el 28 de enero del 2013, a raíz de la petición de extradición cursada por Costa Rica, y desde entonces permanece en prisión provisional.

Las autoridades costarricenses lo reclaman como sospechoso por un delito contra la salud pública, pues supuestamente escondió 668 kilos de cocaína en la habitación del hotel donde se hospedaba el 26 de agosto del 2012.

El español García Molla era buscado por Interpol por solicitud de Costa Rica.

José García Molla escapó de Costa Rica en agosto del 2012, tras el hallazgo de 668 kilos de cocaína en un hotel de San José. En enero del 2013, fue detenido en España. | PÁGINA DE INTERPOL
José García Molla escapó de Costa Rica en agosto del 2012, tras el hallazgo de 668 kilos de cocaína en un hotel de San José. En enero del 2013, fue detenido en España. | PÁGINA DE INTERPOL

Según la acusación, José García ocultó la droga con la intención de sacarla del país y venderla fuera de Costa Rica.

El tribunal nacional de España accedió a la extradición de García Molla el pasado 14 de junio al entender que la nacionalidad del acusado (español) no es impedimento para acceder a la extradición pedida por Costa Rica.

Sin embargo, el Consejo de Ministros, en su reunión habitual de los viernes, decidió denegar la entrega de García Molla justamente por la nacionalidad española del reclamado.

Sobre la base del principio de reciprocidad, pidió que las autoridades costarricenses remitan el procedimiento a España para su debido enjuiciamiento en esa nación.

La Nación consultó a la Fiscalía tica sobre esta decisión del Gobierno español, pero pidieron tiempo hasta el próximo lunes para referirse al asunto.

En caso de haber sido juzgado en Costa Rica, García Molla se expondría a una pena de hasta 20 años de prisión, de acuerdo con la ley de psicotrópicos.

Suerte diferente. Distinta suerte tuvo hace cinco años el inversionista español Pedro Urrutia, acusado por una millonaria estafa en su país.

El extranjero fue detenido en Costa Rica y extraditado a España en diciembre del 2009, tras permanecer detenido en Costa Rica durante más de un año.

El español hizo aquí muchas inversiones, como la compra de varios vehículos y de propiedades en la zona norte. Incluso se casó con una tica.

Urrutia fue detenido el 21 de octubre del 2008, luego de que España presentara una orden de captura, pues en ese país tenía cinco sentencias firmes y dos procesos pendientes por estafa.

En febrero del 2013, el foráneo quedó libre en su país con medidas cautelares. Aún tiene pendientes varios juzgamientos.