30 mayo, 2016

Un oficial de Fuerza Pública fue aprehendido luego de que se le encontrara un paquete con 261 gramos de picadura de marihuana en su casillero.

La captura se efectuó el miércoles 25 de mayo, en la delegación de Bribrí, en Limón.

El policía es de apellido Mainez, de 42 años.

El hallazgo se dio en un operativo que realizaron autoridades policiales el martes 24 de mayo en esa zona del Caribe.

En la pesquisa se utilizó un perro entrenado para la detección de estupefacientes.

El can mostró interés en la habitación en la que duerme Mainez, quien ese día estaba libre.

Los agentes, en compañía de un juez y un fiscal, abrieron el casillero, que estaba bajo llave y encontraron la droga.

Al día siguiente, cuando el oficial regresó, fue detenido.

“El cuarto donde se encontró la droga es un cuarto compartido, lo que sí es del oficial es el casillero, que eso sí es individual y en el de él fue donde se encontraron 261 gramos de picadura de marihuana”, dijo Rafael Araya, director regional de Fuerza Pública.

Las autoridades presumen que el policía se apoderaba de droga de los operativos, para luego proceder a comercializarla.

Mainez, quien tiene función de supervisor en Bribrí, fue pasado a la Fiscalía con un informe por tenencia de droga.

Sin embargo, un juez decidió dejarlo en libertad, sin ninguna medida cautelar mientras se investiga lo acontecido.

El funcionario judicial alegó que en este tipo de casos cabe una sanción de suspensión de labores mientras el Ministerio de Seguridad formaliza su despido.

Etiquetado como: