Sucesos

Caso descubierto el sábado anterior en Río Cuarto de Alajuela

Grupo narco perdió ¢18.900 millones con el decomiso de 727 kilos de cocaína

Actualizado el 14 de junio de 2017 a las 07:08 pm

Droga procedía de Colombia y se dirigía a Amberes, Bélgica, donde un kilo vale 40.000 euros

Fuga de información en organización que realizaba trasiego facilitó el intento por robar estupefaciente

Sucesos

Grupo narco perdió ¢18.900 millones con el decomiso de 727 kilos de cocaína

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Los 727 kilos de cocaína fueron localizados en una finca en el Guayacán de Sarapiquí. La droga estaba en cajas de cartón similares a las que llevaban los tarros con palmito. (Reiner Montero/Archivo LN)

Una organización narcotraficante, de la cual no se tienen mayores datos, perdió cerca de ¢18.900 millones con el decomiso que hizo la policía de 727 kilos de cocaína, el sábado anterior, en una finca en Guayacán de Sarapiquí, Heredia.

La droga, que había salido de una planta empacadora de palmito, situada en Río Cuarto de Alajuela, iba camuflada en un contenedor junto con latas metálicas que contenían palmito.

Frustrado envio de valioso cargamento a Europa (.)

El destino final era el puerto de Amberes, Bélgica, en Europa, donde un kilo de cocaína se negocia entre 40.000 a 50.000 euros, de acuerdo con cifras que manejan los cuerpos policiales antidrogas.

LEA: Cargamento de palmito que ocultaba cocaína iba para Bélgica

Paralelamente, trascendió que la droga, que procedía de Colombia, ingresó hace varias semanas a suelo nacional. No se ha deteminado si en lancha o en avión. Luego la mantuvieron unos días en una bodega (tampoco tiene una ubicación exacta) y después la llevaron hasta la planta empacadora de palmito en Río Cuarto.

La empresa operaba en un edificio de reciente construcción, alquilado por costarricenses hace poco más de un mes. El sitio era administrado por José Manuel Rojas Alfaro, un contador de 39 años y vecino de la comunidad.

Este hombre, calificado por vecinos y familiares como "intachable", tenía precisamente un mes de laborar en la empacadora. Había desaparecido el sábado anterior en la tarde, según denuncia interpuesta por familiares al OIJ, y su cuerpo apareció en un guindo a la orilla de la ruta 27, en un tramo entre Turrucares y Atenas, en Alajuela. La causa de muerte fueron los severos golpes que recibió en la cabeza.

TAMBIÉN: Hombre muerto en ruta 27 era administrador de planta de palmito en la que empacaron cocaína

Traición

Para las autoridades judiciales, este caso lo desencadenó alguien allegado a la organización que enviaría el estupefaciente a Bélgica, pues pasó información a una banda rival que se dedica a robar droga.

Policías antidrogas –que pidieron no publicar sus nombres– dijeron que la anterior hipótesis es fácil de comprobar, pues de la planta empacadora salieron el sábado tres contenedores con palmito, pero la droga viajaba solo en un camión.

"¿Cómo sabían los tumbadores (ladrones de droga) dónde iba la cocaína y que los otros dos iban limpios?", manifestó uno de los agentes consultados.

El Ministerio Público confirmó que en una revisión que se hizo en Panamá se determinó que los otros dos contenedores solo llevan palmito.

Para la policía judicial, el asesinato de Rojas está relacionado con el trasiego de los 727 kilos de cocaína, pero se consideró muy prematuro señalar a algún grupo como el responsable.

ADEMÁS: Crimen de policía destapa tráfico de cocaína camuflada entre palmito

Las autoridades también manejan que la desaparición de un abogado, de 45 años de edad, que vive en Heredia, la cual también se dio el sábado anterior, esta relacionada con este caso. Hasta este miércoles no se tenían indicios del paradero del hombre.

El profesional aparece como socio en varias sociedades en las cuales figuran los dueños de la planta empacadora de palmito. Sobre estos últimos no se revelaron detalles.

En cuanto al grupo al cual se le atribuye el tumbonazo, no se conocen mayores datos. Inicialmente, se tiene a cuatro detenidos por ese hecho. Se trata de cuatro hombres de apellidos Piamba Muñoz, de 46 años; Vargas Aymerich (33), Salas Oviedo (31) y Herrera Siles (43).

LEA MÁS: Cuatro sospechosos de asesinar a policía irán tres meses a prisión preventiva

Piamba, quien es originario de Colombia, se casó en el 2011 con una tica y se naturalizó costarricense. Tiene domicilio en Pavas. Vargas es vecino de León XIII, en Tibás; Herrera, de Varablanca de Heredia y Salas, de Puerto Viejo de Sarapiquí.

A estos individuos la Fiscalía les atribuye los delitos de homicidio calificado (por la crimen del policía Federico Borbón Huertas, quien los persiguió cuando se detectó la cocaína), el de tráfico internacional de drogas, robo agravado y privación de libertad. Todos guardan tres meses de prisión preventiva. Esto se tramita en el expediente 17-448-76-PE, comunicó la Fiscalía.

Las pesquisas de este caso está en manos de agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) de la oficinas de Alajuela, Heredia y Sarapiquí.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Grupo narco perdió ¢18.900 millones con el decomiso de 727 kilos de cocaína

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Carlos Arguedas C.

carguedasc@nacion.com

Periodista de Sucesos

Periodista en la sección de Sucesos. Trabaja en La Nación desde el 2000 siempre en la cobertura de asuntos de Sucesos y Jurídicos.

Ver comentarios
Regresar a la nota