Autoridades señalan que algunos indígenas también venden la droga

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 13 septiembre, 2012
Pantalla completa Reproducir
1 de 3

La falta de fuentes de trabajo y de alimentos en zonas indígenas ha sido aprovechada por el narcotráfico para involucrar a los pobladores de esas áreas en la producción de marihuana.

Entre los puntos más afectados por la incursión del narco están Talamanca, en Limón, y áreas protegidas en la zona sur del país.

Así lo apuntó ayer el ministro de Seguridad, Mario Zamora, durante una conferencia de prensa en la que relató los resultados de una reciente operación antidrogas en la zona sur.

“Ubican zonas de muy difícil acceso, muchas son reservas y comunidades indígenas donde generan desplazamiento y sometimiento de estas poblaciones”, manifestó Zamora.

El jerarca señaló que se trata de crimen organizado local.

“En una primera fase, en Talamanca, comenzaron con operaciones de canje: les daban semillas, (los indígenas) producían la marihuana, la alistaban y luego era canjeada por productos de primera necesidad. Entonces, se lucran con el hambre de ellos”, dijo.

“Pero ahora también hemos observado a indígenas detenidos por vender droga”, agregó Zamora.

Las investigaciones de la Policía de Control de Drogas (PCD) han detectado una variedad de semilla distinta a la que normalmente se conoce en esas zonas, que produce arbustos más pequeños, por lo que señalan que son llevadas por el narco a los indígenas.

Las indagaciones también revelan que ya hay algunos pobladores que han visto un buen negocio en tener su propia producción.

Investigación. Mauricio Boraschi, comisionado antidrogas, confirmó que existe información reciente de personas indígenas que tienen sus propios cultivos.

No obstante, indicó que la lejanía de los sitios hace difícil comprobar su vinculación.

“¿Qué pasa? Que cuando ya se logra llegar a las zonas, con un gran esfuerzo, no hay nadie ahí. Se habla del sometimiento, es información que se maneja, pero también podría ser una forma (de los pobladores) de evadir responsabilidad”, expresó el comisionado.

Erradicar. Las autoridades señalaron que se están realizando operativos frecuentes en las zonas montañosas para destruir sembradíos.

Precisamente, entre el 23 de agosto y el 3 de setiembre, un grupo de oficiales de la PCD destruyeron 108.400 matas de marihuana en la zona sur.

El operativo se realizó en los sectores de Ojochal y San Francisco de Río Tinoco, en Osa de Puntarenas.

También, en el cerro Ena, ubicado en el Área de Conservación La Amistad, y en Guácimo, Cajón y Boruca de Buenos Aires.

Los oficiales también desmantelaron dos tiendas de campaña en las que, al parecer, se mantenían los encargados de los cultivos.

No obstante, la Policía solo logró detener a un sujeto, de apellido Zúñiga, como sospechoso de la siembra de marihuana.

La acción policial también permitió el decomiso de semillas y picadura de marihuana.