Fiscalía todavía no ha formalizado la acusación por al menos cuatro hurtos agravados que se le atribuyen

Por: Hugo Solano 9 febrero, 2015
Agentes de la Sección de Capturas detuvieron a esta mujer, de apellido Obando, como sospechosa de robar pantallas de televisores entre sus piernas. Ella se presentó al centro semiinstitucional San Luis, en Santo Domingo de Heredia, donde debía pernoctar. | WÍLBERTH HERNÁNDEZ.
Agentes de la Sección de Capturas detuvieron a esta mujer, de apellido Obando, como sospechosa de robar pantallas de televisores entre sus piernas. Ella se presentó al centro semiinstitucional San Luis, en Santo Domingo de Heredia, donde debía pernoctar. | WÍLBERTH HERNÁNDEZ.

La Fiscalía todavía no ha formalizado la acusación por cuatro causas de hurto que se le atribuyen a una mujer de apellido Obando, capturada el viernes en Heredia y conocida por los videos que distribuyó el OIJ en los que se le veía robar pantallas de televisión en medio de sus piernas.

El Código Penal en su artículo 209 determina que si el hurto es cometido por dos personas se torna en hurto agravado. En los videos se ve que le acompañaba una prima. Por este delito las penas son de uno a tres años de prisión, pero al ser varios casos, la pena podría ser superior.

Hay dos causas abiertas contra esa vecina de Purral en la Fiscalía de Pococí y dos en la de Sarapiquí. El proceso está en la fase de investigación.

La mujer, de 27 años, se encuentra desde el sábado anterior descontando una pena de prisión de tres años, en virtud de que le fue revocado un beneficio carcelario que le permitió recuperar su libertad, luego de recibir una sentencia de ocho años de cárcel por tráfico de drogas, dictada en el 2010.

Ese beneficio, otorgado por el Consejo Técnico Interdisciplinario del Centro de Atención Semiinstitucional para la mujer, la dejó libre, pero ella debía dormir una vez al mes al centro carcelario, lo cual incumplió desde que el OIJ distribuyó los videos de los hurtos para pedir ayuda a la ciudadanía en su ubicación.

La sentencia por la cual Obando quedó tras las rejas fue por tráfico de drogas y la dictó el Tribunal Penal del II Circuito Judicial de San José. Obando termina la sentencia el 15 de abril del 2018. Aunque terminaría de cumplir sus últimos tres años en libertad, la situación cambió a raíz de su incumplimiento.

La Fiscalía de Pococí no consideró necesaria la solicitud de prisión preventiva, en virtud de que a Obando se le revocó el beneficio y fue trasladada a la cárcel para mujeres el sábado 7 de febrero, al final de la tarde.

De momento se está a la espera de que el Ministerio Público concluya las investigaciones por los hurtos y Obando enfrente un nuevo juicio que podría hacer más larga su permanencia tras las rejas.