Madre del fallecido dice que jóvenes tenían rencillas desde hacía tiempo

 12 enero, 2013

Guácimo, Limón. Un menor de 16 años de edad se entregó a las autoridades como responsable de matar a balazos a un amigo.

La víctima fue Keylor Villalobos Ramírez, de 18 años de edad. Los jóvenes eran cercanos desde la infancia, según informó ayer la Policía.

El homicidio de Villalobos ocurrió antenoche en barrio Los Geranios, situado a un kilómetro de la ciudad de Guácimo, Limón.

De acuerdo con el reporte de la Fuerza Pública y del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), la víctima se encontraba debajo de un árbol conversando con tres amigos.

En ese momento, otro sujeto se presentó y le disparó a Villalobos cuatro veces en la espalda y el abdomen. Luego, según el reporte oficial, el agresor huyó a pie por una zona poblada.

La Policía Judicial comunicó que, en la mañana de ayer, el menor llegó a la delegación policial y se entregó por ese crimen.

El sospechoso fue detenido y remitido al Ministerio Público, donde ayer sería interrogado para, posteriormente, determinar su situación jurídica.

Una fuente policial aseguró que tres días antes habían disparado contra la vivienda donde residía el muchacho asesinado.

Rencilla. Celia Villalobos, madre del joven fallecido, llegó ayer a la Municipalidad de Guácimo a pedir ayuda económica para el entierro.

Ahí, la mujer relató que el sospechoso del homicidio tenía rencillas con su hijo desde hacía algún tiempo, pese a que habían sido amigos desde que eran pequeños.

La mujer también contó que su hijo tenía problemas con las drogas desde dos años atrás.

“Lo interné en centros de rehabilitación en tres ocasiones, pero sus amigos llegaban a visitarlo y lo obligaban a escaparse del centro”, narró la madre.

Agregó que, sin embargo, Villalobos había decidido cambiar su vida, por lo que estaba gestionando que el centro de rehabilitación lo aceptara nuevamente.

“Él estaba muy feliz al pensar que por fin cambiaría su vida. Me duele que lo mataran porque yo pensaba que hoy (ayer para los lectores) ya él estaría en el centro recibiendo ayuda”.

Kattia Jiménez, quien es vecina de la familia, lamentó que ninguna institución ayudara a la madre del fallecido.

“Esto se pudo haber evitado”, expresó la mujer.