Por: Carlos Arguedas C. 8 junio, 2012
 En las conclusiones, ayer, Juan Diego Castro pidió que se exonere de los cargos al chofer y a la empresa dueña del tráiler. | JORGE CALDERÓN GN
En las conclusiones, ayer, Juan Diego Castro pidió que se exonere de los cargos al chofer y a la empresa dueña del tráiler. | JORGE CALDERÓN GN

El juez Luis Diego Serrano Rodríguez, del Tribunal de Juicio de Cartago, anunció que el próximo lunes a las 8 a. m. dará a conocer la sentencia en el caso del accidente del precandidato del Liberación Nacional, Antonio Álvarez Desanti.

Serrano anunció la decisión ayer a la 1:30 p. m., cuando dio por cerrada la recepción de prueba en el juicio que se inició el 11 de mayo.

El político sufrió el percance el 9 de diciembre del del 2009, cuando pasó a su lado un tráiler mientras practicaba ciclismo en la autopista Florencio del Castillo, que une Curridabat con Cartago.

Por el hecho, Álvarez denunció al chofer del tráiler, Ricardo Murillo, por el delito de lesiones culposas, y a la empresa GASH, dueña del camión, en la materia civil.

En este caso, la fiscala Evelyn Díaz pidió que se imponga una pena de ocho meses de prisión al chofer del tráiler, por el delito de lesiones culposas

Mientras tanto, el abogado Erick Ramos solicitó a nombre de Antonio Álvarez, el pago de ¢130 millones por daños y perjuicios, y que el chofer y la empresa, de manera solidaria, paguen las costas del debate.

Por su parte, el abogado Juan Diego Castro, quien representa al chofer y a la empresa, pidió que se dicte la absolución.

Puntos en disputa. Durante el debate, la pugna entre las partes se ha centrado principalmente en aspectos técnicos, por lo cual se presentaron como testigos tres peritos.

Uno es un ingeniero forense del Organismo de Investigación Judicial, y los otros dos especialistas fueron aportados por la parte acusadora y la defensa, lo cual generó que se expusieran durante el debate criterios diferentes sobre algún elemento probatorio.

Por ejemplo, una de las pugnas era por dónde circulaba con su bicicleta Antonio Álvarez en el momento del hecho. El político siempre sostuvo que iba por el espaldón. La defensa del chofer considera que viajaba muy cerca del carril por donde circulaba el camión.

Otro punto de discrepancias es si el tráiler golpeó al ciclista.

La parte acusadora sostiene que el vehículos pesado viajaba muy rápido y cerca del espaldón, y que una parte de la carrocería del vehículo golpeó a Álvarez.

Mientras tanto, la defensa afirma que en el sitio del accidente en el espaldón había un montículo de escombros y que el político, al frenar y ver que a su lado circulaba un tráiler, se asustó y se cayó.

“Nunca hubo contacto”, afirmó Juan Diego Castro, quien, además, dijo que Antonio Álvarez usaba un tipo de calzado especial que se prensa en el pedal, lo cual propició una de las fracturas.