Por: David Delgado C. 24 abril, 2012
 El OIJ detuvo a 17 miembros de la banda el jueves. | GESLINE ANRANGO.
El OIJ detuvo a 17 miembros de la banda el jueves. | GESLINE ANRANGO.

La jueza de Siquirres, Nancy Marín Monge, de 31 años, dejó en libertad a 12 miembros de una banda sospechosa de robar ¢2.000 millones en cable telefónico al Instituto Costarricense de Electricidad (ICE).

La Fiscalía había solicitado, el viernes, seis meses de prisión preventiva solo para esas personas, de las 17 que, un día antes, fueron detenidas por las autoridades.

Marín aseguró, a través de la oficina de prensa del Poder Judicial, que impuso medidas cautelares, distintas a la prisión, para cinco sospechosos.

A dos hombres, de apellidos Rojas y Rivera, les ordenó firmar cada mes, pagar una fianza de ¢500.000 cada uno, no salir del país ni acercarse a testigos, y mantener domicilio fijo. En el caso de los sospechosos apellidados Mena, Estupiñán y Tejada, les impidió salir del país, y les impuso no acercarse a otros imputados, mantener domicilio fijo, cambiar de trabajo dentro de 15 días y firmar una vez al mes.

En el caso de los otros siete, para los que la Fiscalía también pidió prisión, la jueza manifestó que no había indicios de que fueran miembros de la banda.

Dijo que los elementos de prueba fueron insuficientes para individualizar la acción de cada uno de ellos, y adujo que la imposición de prisión preventiva es excepcional.

La Fiscalía apeló el fallo y se está a la espera de la audiencia en el Tribunal Penal de Siquirres.

Etiquetado como: