Por: David Delgado C. 28 febrero, 2013

Cuatro costarricenses capturados por la Fuerza Naval de Estados Unidos en aguas internacionales del mar Caribe, entre el 15 y 16 de febrero, fueron liberados ayer, minutos después de que llegaran al país.

Ellos fueron interceptados en altamar porque, supuestamente, transportaban marihuana. Cuando se inició la persecución para capturarlos, al parecer comenzaron a tirar pacas con droga al mar. Al ser detenida la lancha Papi L 3225, de bandera tica, solo había restos.

Estados Unidos contactó, el 23 de febrero, al fiscal general, Jorge Chavarría, para informarle de las capturas, y solicitó instrucciones para actuar. El fiscal indicó que debían traerlos aquí, y Guardacostas los trasladó al muelle de Japdeva.

La Nación consultó a Chavarría por qué no renunció a la “persecución penal” para que los ticos fueran procesados en otro país, como Estados Unidos, si sabía que la prueba y los informes de la Fuerza Naval sobre el operativo no llegarían ayer a Limón.

En un comunicado respondió: “En la legislación penal, constitucional o de orden procesal de Costa Rica no existe mecanismo alguno que permita al Ministerio Público renunciar a la jurisdicción”.

Añadió que el país tiene preferencia para procesar a los detenidos con bandera nacional. El caso continúa en investigación.

Etiquetado como: