Sucesos

Tribunal de San ramón recibió más testigos

OIJ: chofer que mató alumnos iba con luces apagadas

Actualizado el 18 de enero de 2014 a las 12:00 am

Agente dijo que filamentos de luces no estaban quemados luego del choque

Estudiante recordó que atropello ocurrió en ‘cuestión de segundos’

Sucesos

OIJ: chofer que mató alumnos iba con luces apagadas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

El automóvil, marca Toyota Tercel, que atropelló mortalmente a cinco alumnos del Instituto Julio Acosta de San Ramón, iba con las luces apagadas la madrugada del 20 de julio del 2011.

Así lo dijo ayer el agente Rónald Lobo, del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), durante una declaración ante el Tribunal de Juicio de San Ramón.

En ese accidente perdieron la vida los estudiantes Dennis Méndez Varela; Luis Alonso Solís Briceño; Angie Patricia Miranda Méndez; Iván Elizondo Rodríguez y Joxiny Hidalgo Gamboa.

Por ese percance fue acusado un policía penitenciario de apellido Chavarría, de 27 años, quien el jueves aseguró a los jueces haber visto solo “sombras” mientras conducía su automóvil ese día.

El investigador del OIJ,  Rónald Lobo, rindió su declaración ante los jueces del Tribunal de San Ramón  | MARÍA SALAZAR.
ampliar
El investigador del OIJ, Rónald Lobo, rindió su declaración ante los jueces del Tribunal de San Ramón | MARÍA SALAZAR.

Pruebas. Lobo explicó que a través de pruebas técnicas concluyeron que el auto viajaba con las luces apagadas, pues los filamentos no estaban quemados.

Según dijo a los jueces, normalmente, después de un choque, si las luces estaban encendidas y el bombillo se quiebra, los filamentos también se queman, pero en ese caso no sucedió.

La Fiscalía y el abogado querellante, Henry Vega, compartieron la tesis de que las luces del carro iban apagadas.

No obstante, el conductor Chavarría manifestó que él viajaba con los focos encendidos. Esta última posición fue compartida por uno de los estudiantes, quien presenció el accidente.

Se trata de Xavier Araya, de 21 años, quien declaró ayer en el juicio que las luces del vehículo que mató a sus compañeros sí estaban encendidas.

El último. El joven Araya recordó que el día del accidente habían hecho una serenata y él fue uno de los últimos en ser recogido por sus compañeros, cerca de las 2 a. m.

Comentó que eran 25 personas, en total. Al final de todo el recorrido por las casas, decidieron esperar en una calle, mientras abrían un rancho en donde desayunarían, después de las 5 a. m.

Una parte de los estudiantes (16) se quedó en una especie de círculo entre la calle y la calzada, unos de pie y otros sentados, bajo un poste de luz, a la par de una parada de buses, mientras que el resto se fue a una urbanización.

PUBLICIDAD

Araya añadió que él primero escuchó un ruido muy extraño, pero no vio nada. Luego escuchó un sonido de motor muy fuerte y cuando volvió a ver, había un carro invadiendo el carril izquierdo.

El joven relató que su reacción fue quitarse de inmediato y en cuestión de segundos, el auto había atropellado a las personas que estaban a la orilla.

El OIJ determinó que ese vehículo llevaba un marchamo de moto y no el que le correspondía.

En la lectura de la acusación, la fiscala Vanessa Dotti, comentó que Chavarría viajaba a una velocidad mayor que la permitida por la ley, en una zona con un límite de 40 kilómetros por hora. Además, que habría invadido el carril contrario.

Para el próximo mes, se espera que el Tribunal realice una reconstrucción de los hechos en el lugar del atropello.

  • Comparta este artículo
Sucesos

OIJ: chofer que mató alumnos iba con luces apagadas

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota