Por: Carlos Arguedas C. 6 abril, 2013

Una jueza penal juvenil de Puntarenas ordenó a un joven de 17 años, acusado de intento de homicidio y robo agravado, salir de Puntarenas durante un lapso de seis semanas.

La medida la tomó, en la noche del jueves, la jueza Mitzi Calderón, luego de que el joven fue detenido el martes por disparar cuatro veces (una bala impactó en la espalda de la víctima) a un pescador de 28 años para robarle la bicicleta. El hecho ocurrió el sábado 30 de marzo en Chacarita de Puntarenas.

La oficina de prensa de la Corte Suprema de Justicia informó de que el menor se comprometió a vivir con una tía en Pavas, San José, bajo su “autoridad, contención y vigilancia”. Asimismo, debe firmar cada ocho días en el Juzgado Penal de Pavas, y está obligado a matricularse en un centro de estudio, así como a enviar al Juzgado Penal de Puntarenas una carta de la institución educativa que lo acepte como estudiante.

El caso del menor causó preocupación en la Fiscalía Adjunta de Puntarenas, pues en un término de año y medio ha sido implicado en, al menos, diez procesos por agresión calificada, hurto, lesiones agravadas y robos agravados.

Incluso, el 25 de febrero, el mismo Juzgado Penal Juvenil lo mandó a cumplir 200 horas de trabajo en la Escuela 20 de Noviembre, en Chacarita, donde debía cuidar el portón de acceso. Tras presentarse dos días, desapareció.