Agresión ocurrió en medio de disputa entre dos clanes, según la Policía

 31 julio, 2015

Limón. En febrero del año pasado, María Morales Serrano, de 51 años, se ató frente a los Tribunales de Justicia de Goicoechea para denunciar los ataques a balazos que sufría en su vivienda, en Cieneguita de Limón.

Las autoridades dijeron en aquel momento que la mujer era víctima de una disputa entre los clanes de los Pechanes (en el que supuestamente hay familiares suyos) y los Potoy.

Este jueves, al arrancar un juicio en Limón por una de esas balaceras, ocurrida el 16 de junio del 2013, Morales declaró por videoconferencia pues las autoridades temían un enfrentamiento entre las partes.

La acusada en esta causa es una mujer de apellido Potoy, quien, según la acusación y el relato de la ofendida, llegó en un carro de color rojo, se bajó frente a la casa de Morales y disparó en varias ocasiones. En ese momento, en la vivienda se encontraba la mujer con su esposo y una nieta.

En febrero del año pasado, María Morales se ató a un poste en Goicoecgea para denunciar las agresiones en su contra. | JORGE ARCE / ARCHIVO.
En febrero del año pasado, María Morales se ató a un poste en Goicoecgea para denunciar las agresiones en su contra. | JORGE ARCE / ARCHIVO.

“Quiero justicia, quiero justicia. Quiero mucha justicia. Yo ya estoy muerta porque ellos (los Potoy) han dicho que no van a descansar hasta verme muerta”, declaró ayer Morales.

Poco antes de expresar esas frases, la afectada gritó y lloró, lo cual obligó a suspender el debate para darle atención psicológica.

Luego, Morales relató que aquel ataque a balazos se dio poco después de que la familia había celebrado el Día del Padre.

“Ellos (sus familiares) se tiraron al suelo y yo me escondí detrás de un murito, desde donde podía ver todo. Me dejaron la casa totalmente dañada, la refri, el tele, todo”, detalló.

La familia tuvo que abandonar su vivienda, en la cual, posteriormente, se dieron dos incendios provocados.

Muertes. En agosto del año pasado, meses después de que ella se manifestó en Goicoechea, se dio otra balacera en su casa.

Esta tuvo peores consecuencias pues fueron asesinados sus familiares Luis Diego Moreira Caballero y Maribel Mendoza Golden. Ese caso se lleva en otro expediente, del cual ayer no fue posible obtener detalles.