Homicidio ocurrió en el 2012 en la comunidad de Vaneguitas

 27 mayo, 2014

El Tribunal del Circuito Judicial de Osa absolvió este martes a la 1:50 p. m., por unanimidad y por certeza, a dos personas que figuraban como sospechosas del triple homicidio ocurrido el 1.° de agosto del 2012 en Vaneguitas de Osa.

Los fallecidos fueron identificados como Rodrigo Steller Jiménez, Marvin Barrozo Jiménez y Geovanny Durán Gamboa.

Los sospechosos eran dos extranjeros identificados con los apellidos González, colombiano, y Martínez, panameño, quienes fueron detenidos y encarcelados desde el 7 de enero del 2013, es decir, estuvieron 17 meses en la cárcel.

Reinaldo Araya, Karol Vanesa Delgado y Eladio Sánchez integraron el Tribunal de Juicio que desde el 31 de mayo iniciaron el debate.
Reinaldo Araya, Karol Vanesa Delgado y Eladio Sánchez integraron el Tribunal de Juicio que desde el 31 de mayo iniciaron el debate.

El Tribunal fue contundente al señalar en varias oportunidades en su justificación de absolutoria, que la investigación realizada por parte del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y el Ministerio Público fue deficiente, vergonzosa y llena de espuria.

Indicaron que no hay pruebas directas ni indirectas que vinculen e incriminen a los dos hombres acusados en la investigación como sospechosos.

Según las conclusiones del Tribunal, uno de los testigos claves, fue el único sobreviviente que estaba en esa fecha en el lugar, Elpidio Morales, de 79 años.

Morales siempre mantuvo en sus declaraciones las características físicas de los verdaderos sospechosos de aquel crimen, pero los investigadores siempre dijeron que el señor era un fantasioso y nunca le dieron credibilidad.

Parecía que lo único que les interesaba era dar una respuesta para resolver un problema y satisfacer con la misma a los familiares de las víctimas y a la opinión pública, pues muchas veces sus alegatos carecieron de pericias técnicas, sostuvo el Tribunal.

El caso lo enviarán a inspección fiscal.

El Tribunal ordenó poner en libertad inmediatamente a los sospechosos.

El móvil aparente de este triple homicidio fue un tumbonazo por droga.