Pena se le adecúa a 50 años de cárcel

 17 octubre, 2014
Ramírez (camisa anaranjada) fue detenido poco después del crimen en Cartago. Este viernes escuchó sereno la sentencia en su contra.
Ramírez (camisa anaranjada) fue detenido poco después del crimen en Cartago. Este viernes escuchó sereno la sentencia en su contra.

El Tribunal de Juicio de Cartago impuso este viernes a las 2:20 p. m. un total de 65 años de prisión –adecuados a 50, máximo extremo carcelario en el país– a Gerardo Ramírez Obando como autor responsable del homicidio de los jóvenes músicos Valeria Cortés y Sebastián Condori, ocurrido en enero de este año.

Según el razonamiento de los jueces, Ramírez cometió los homicidos y un robo agravado. Según el Tribunal, se usaron dos armas blancas y una de fuego para cometer el hecho.

"La prueba ha sida categórica en acreditar que ambas víctimas fueron atadas de manos", razonaron los jueces.

La Fiscalía había pedido 35 años de cárcel por cada uno de los homicidios, sin embargo, el Tribunal dictó 25 años por cada uno para un total de 50. Además le impuso otros cinco por el robo agravado de la cámara de los muchachos.

La lectura del fallo estuvo a cargo del juez Jorge Rojas. El imputado escuchó sereno la sentencia y salió esposado de la sala de juicio para quedar a la orden de Adaptación Social, que se encargará de su traslado a un centro penal.

Al sentenciado le ampliaron por seis meses más la prisión preventiva, mientras queda en firme el fallo.

Al final del juicio, los familiares de las víctimas se fundieron en un abrazo y se mostraron satisfechos por la sentencia.
Al final del juicio, los familiares de las víctimas se fundieron en un abrazo y se mostraron satisfechos por la sentencia.

El tribunal destacó que Ramírez intentó vender la cámara fotográfica el día después del homicidio a un compañero de trabajo.

La Fiscalía pidió 70 años por los crímenes, pero los jueces se decantaron por imponerle 60 años. Para eso tomaron en consideración que el hoy sentenciados es de baja escolaridad, que tenía un trabajo como agriocultor, que carece de antencedentes delictivos y que se entregó en el Organismo de Investigación Judicial, lo que facilitó la recolección de pruebas.

Los músicos fueron encontrados en un lote ubicado en Paraíso de Cartago, el cual era muy frecuentado por parejas. El crimen ocurrió en Paraíso de Cartago.