Deberá pagar ¢350.000 por días multa y costas procesales del juicio

Por: Carlos Eduardo Vargas 19 junio, 2014

El Tribunal Penal de Liberia, resolvió la tarde de este jueves imponerle 20 días multa al alcalde de Liberia, Luis Gerardo Castañeda, al sentenciarlo como autor responsable del delito de difamación contra el regidor suplente del Concejo Municipal de este cantón, Jairo Martín Ponce.

Castañeda deberá pagar ¢10.000 por cada día, para un total de ¢200.000 y ¢150.000 más por costas procesales.

Los hechos por los que se sentenció a Castañeda ocurrieron el 2 de junio del año 2011 cuando en el programa televisivo Cédula 5 de un canal regional habló de corrupción. En ese espacio, Castañeda mencionó el nombre de Ponce ante la pregunta del conductor del programa, el periodista Carlos Chanto, de cuál era el regidor corrupto.

Castañeda, de pie, escuchó esta tarde la sentencia en el Juzgado Penal de Liberia.
Castañeda, de pie, escuchó esta tarde la sentencia en el Juzgado Penal de Liberia.

Ya anteriormente se había realizado un juicio por estos mismos hechos y se había encontrado responsable al alcalde Castañeda. No obstante, tras apelar, se determinó que el juicio se hiciera de nuevo y ahora nuevamente se le encontró culpable.

En aquella ocasión lo juzgó un solo juez. En este nuevo proceso el tribunal estuvo conformado por los jueces Max Baltodano, Guillermo Arce y Sergio Mora.

Baltodano explicó, en la parte dispositiva del fallo, que se pudo comprobar que las declaraciones difamatorias se hicieron. "Lo que dice la norma es que para que se conforme el tipo penal lo que se requiere es que se hagan especies idóneas para afectar el honor de otro. En el video se pudo observar que usted dijo lo que se acusó", le explicó el juez al alcalde.

Juan Gerardo Quesada, abogado del alcalde, había solcitado quer se absolviera a Castañeda pues al decir que el regidor era corrupto no necesariamente lo afectaba, pues inlcuso el vocablo tiene la acepción de "decadente" y que se refería a que estaba decadente en política.

Por su parte, el querellante solicitada la indemnización por daño moral de ¢100 millones y demandó solidariamente a la municipalidad liberiana.

Sin embargo, los jueces declararon sin lugar esa acción civil. Además determinaron que el alcalde no estaba oficialmente representando a la municipalidad y que lo hacía a título personal.