El privado de libertad presentó un recurso de amparo contra la Fuerza Pública de Upala por estar en condiciones higiénicas deplorables.

Por: Daniela Cerdas E. 8 septiembre, 2014
La sobrepoblación en cárceles costarricenses ronda el 38%. | ARCHIVO.
La sobrepoblación en cárceles costarricenses ronda el 38%. | ARCHIVO.

La Sala Constitucional condenó al Estado al pago de daños y perjuicios en favor de un preso a quien no se le suministraron una cobija y un colchón durante los tres días que permaneció detenido.

El privado de libertad presentó un recurso de amparo contra la Fuerza Pública de Upala, además, por estar en condiciones higiénicas deplorables.

"Los magistrados declararon con lugar el recurso por la falta de entrega, al amparado, de implementos para dormir en condiciones dignas. Además, condenó al Estado al pago de daños y perjuicios causados. La Sala IV reiteró que los instrumentos legales, tanto internacionales como nacionales, han determinado que el privado de libertad conserva todos sus derechos fundamentales y solo se le restringe su libertad y otros, razonablemente, en atención a la condición misma de reclusión en la que se encuentra", explicó la Sala

Los magistrados consideraron que "aquellos lugares o establecimientos en donde se ejecute la privación de libertad de tales personas deben reunir condiciones que sean compatibles con su dignidad como seres humanos y que no se traduzcan o generen una infracción a sus derechos fundamentales".