Por: Katherine Chaves R. 28 abril

Un reo se cortó la tobillera electrónica el 9 de abril y días después, sin monitoreo del Ministerio de Justicia, aprovechó para cometer dos robos.

Se trata de un hombre de 21 años, de apellidos Castillo Rodríguez, quien habría cometido los ilícitos el pasado jueves 27 de abril, en Ciudad Colón, en Mora, San José.

Según la información de las autoridades, el Ministerio de Justicia y Paz presentó al reo ante un juez cuando se cortó la tobillera, pero este solo le dictó arresto domiciliario, mientras se resolvía su situación judicial.

Este fue el brazalete que se cortó el reo el 9 de abril.
Este fue el brazalete que se cortó el reo el 9 de abril.

El juzgador no ordenó que se le colocara otro dispositivo, lo que imposibilitó que Justicia lo pudiera monitorear.

Esa decisión fue aprovechada por el recluso, para, en apariencia, perpetrar los delitos.

El primer caso habría ocurrido cuando Castillo sustrajo cuatro llantas de un local ubicado a un costado del parque central de Ciudad Colón. En este caso, el propietario de ese negocio no interpuso una denuncia formal, por lo que las autoridades dejaron al hombre en libertad.

No obstante, minutos después fue detenido otra vez, porque se robó una pantalla en la Casa de la Cultura de esa zona.

Al cierre de esta nota, Castillo se encontraba en la audiencia de solicitud de medidas cautelares por el robo.

El historial

Según el Ministerio de Justicia, Castillo, quien se desempeñaba como pintor, se encontraba con medidas cautelares desde marzo de este año, por ser sospechoso de haber cometido otro robo simple.

El Juzgado Penal del Tercer Circuito Judicial de San José le dictó la modalidad de arresto domiciliario con monitoreo electrónico y, por ello, el 23 de marzo anterior, se le colocó el dispositivo electrónico.

Pero, 18 días después se cortó la faja del aparato, convirtiéndose así en el único reo que se ha cortado la tobillera en estos dos meses que tiene de funcionar el monitoreo electrónico.

Los otros casos que se han dado corresponden a reclusos que han dañado el dispositivo al golpearlo.

Pese a que el beneficiado fue quien lo dañó, la Empresa de Servicios Públicos de Heredia (ESPH, empresa adjudicada) es quien debe reponer la tira del dispositivo, confirmó Justicia.

Etiquetado como: