Fue arrestado anoche mientras se ocultaba en la casa de una hermana

Por: Carlos Láscarez S. 27 junio, 2013

Ciudad Cortés. Un reo aprovechó ayer un descuido de sus vigilantes y escapó de una celda en los Tribunales de Justicia de Osa, zona sur, mientras esperaba el inicio de un juicio en el cual figura como sospechoso de robo y asalto.

El hecho ocurrió cerca de la 1:30 p. m., luego de que Geovanni Madrigal Arrieta, de 36 años, conocido con el alias de Galota, fue trasladado por dos custodios de Cárceles del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), desde la prisión de Pérez Zeledón hasta Osa, Puntarenas.

Una vez allí, por razones que ahora son investigadas por el OIJ, escapó, pero fue ubicado hacia las 8 p. m. en casa de una hermana.

Gustavo Mata, subdirector del OIJ, confirmó, vía telefónica, que mientras el prófugo esperaba, fue llevado hasta una celda del tribunal, donde al parecer abrió unos candados y huyó.

“Pedí el informe respectivo para conocer qué fue lo que pasó y ver si medió la falta de cuidado de algún funcionario. Como estaba dentro de una celda, no estaba esposado. Lo ubicamos horas después en casa de unos familiares”, aseguró.

Un agente judicial y un oficial de Fuerza Pública recorrieron armados varias casas abandonadas. | ALFONSO QUESADA
Un agente judicial y un oficial de Fuerza Pública recorrieron armados varias casas abandonadas. | ALFONSO QUESADA

Condena de 15 años. Según la Fuerza Pública, Madrigal descuenta 15 años de prisión por el delito de robo agravado. De hecho, ayer se presentaba de nuevo ante la justicia por asalto y robo en perjuicio de una mujer, quien lo denunció.

Una vez que abandonó los tribunales, al parecer, Galota corrió hasta el Ebáis local y fue al baño.

Inmediatamente después, según un testigo que prefirió no identificarse, se lanzó a las aguas del río Térraba, cauce donde fue buscado ayer durante cinco horas.

El sospechoso vestía una pantaloneta negra con rayas blancas, camiseta naranja y tenis negras. Mide entre 1,70 y 1,75 metros.

Durante el operativo participaron seis agentes del OIJ de Osa, 15 oficiales de la Fuerza Pública y los dos custodios de Cárceles que lo trasladaron.

Antes de su aprehensión, fue buscado por varias fincas de arroz, entre maleza, bananales y casas solas. Las autoridades manifestaron que Madrigal conocía muy bien la zona, ya que es oriundo de allí.

Etiquetado como: