Los magistrados consideraron que se dañó el derecho a la salud de las presas

Por: Hulda Miranda P. y Óscar Rodríguez 24 enero, 2015
Tres jueces de Alajuela entrevistaron a 14 mujeres recluidas en la cárcel El Buen Pastor, en Desamparados, y descubrieron que la administración del penal no les suministraba toallas sanitarias. | ARCHIVO
Tres jueces de Alajuela entrevistaron a 14 mujeres recluidas en la cárcel El Buen Pastor, en Desamparados, y descubrieron que la administración del penal no les suministraba toallas sanitarias. | ARCHIVO

Un fallo de la Sala Constitucional obligará al Ministerio de Justicia a proveer de toallas sanitarias a todas las reclusas de la cárcel El Buen Pastor.

Los magistrados tomaron la decisión ayer, al resolver un recurso de amparo interpuesto el pasado 20 de noviembre por los jueces Mario Rodríguez, Carolina Leitón y Rosario Alvarado, del Tribunal Penal de Alajuela.

Los recurrentes se enteraron de la carencia del artículo de higiene personal durante entrevistas con 14 presas, realizadas como parte de su obligación de verificar que no se vulneren derechos esenciales a las indiciadas (aún no han sido condenadas).

En su recurso, los jueces pidieron a la Sala IV ordenar al Ministerio de Justicia presupuestar y suministrar mensualmente este producto, al resaltar que “el uso de toallas sanitarias es indispensable para el mantenimiento de una adecuada salud de los órganos sexuales femeninos”.

A favor. Los magistrados dieron por cierto que las detenidas en el Buen Pastor dependen de donaciones y del esfuerzo de cada una de ellas para poder obtener las toallas. Sin embargo, no hay donaciones desde el 2012.

Por lo tanto, en su sentencia dieron un plazo de tres meses para que el Justicia, junto a Adaptación Social y la dirección del centro penal, inicien la entrega.

En el voto se consideró que la omisión en facilitar el producto a la población penal, lesionó el derecho a la salud de las reclusas.

Además, se resaltó que, a pesar de que algunos derechos de las personas privadas de libertad son limitados por las circunstancias, “ el núcleo esencial de sus derechos fundamentales permanece inalterable, particularmente aquellos directamente relacionados con la dignidad, como lo es el derecho a la salud”.

En el recurso de amparo, los jueces de Alajuela habían resaltado que las reclusas extranjeras tenían más dificultades, pues la mayoría no tienen familia en el país que las ayude, por lo que ellas son de las más afectadas por la falta de toallas en el penal.

La resolución fue dictada por los magistrados Gilberth Armijo Sancho (presidente), Ernesto Jinesta Lobo, Fernando Cruz, Nancy Hernández, Luis Fernando Salazar, Rosa Abdelnour y Ana María Picado Brenes.