Empresaria pidió a municipio ¢1.300 millones pues adujo que terreno era suyo

Por: Carlos Arguedas C. 10 agosto, 2014

Por presentar el reclamo 10 años después de vencido el plazo legal, una empresaria no logró adueñarse del Estadio Chorotega, en Nicoya, Guanacaste.

Así lo consideraron los jueces Issac Guillermo Amador Hernández, Ana Lía Salazar Umaña y Rodrigo Alberto Campos Hidalgo, del Tribunal Contencioso Administrativo, cuando declararon sin lugar una demanda que por ¢1.300 millones había presentado la empresaria Katya Sanchún Acosta.

“La demanda fue interpuesta el 14 de junio del 2011, fecha para la cual la acción estaba sin posibilidad de prosperar por prescripción pues el término para reclamar los daños y perjuicios que la actora ahora alega ya estaba consumado irremisiblemente en su perjuicio”, explicó el Tribunal en el fallo integral, emitido el 3 de julio pasado, el cual fue notificado posteriormente a las partes.

El Estadio Chorotega fue construido durante la década de los años setenta, pero el terreno fue adquirido por la Municipalidad de Nicoya en 1956, según determinaron los jueces. | CINTHYA BRAN
El Estadio Chorotega fue construido durante la década de los años setenta, pero el terreno fue adquirido por la Municipalidad de Nicoya en 1956, según determinaron los jueces. | CINTHYA BRAN

Historia. La empresaria Katya Sanchún había presentado el 14 de junio del 2011, en el Tribunal Contencioso Administrativo, una demanda contra la Municipalidad de Nicoya y el Instituto Costarricense del Deporte y la Recreación (Icoder), en la cual pidió que se le devolviera el terreno donde está construido el Estadio Chorotega.

Fundamentó su reclamo en que el ayuntamiento construyó “por error” la instalación deportiva en un lote que su padre (Julián Alfonso Sanchún Chen) le dejó a ella como herencia.

Según la empresaria, el municipio disfrutó del terreno durante muchos años, por lo que se le debía restituir la propiedad, además de reconocerle, por el daño moral, psicológico y patrimonial, un monto de ¢1.300 millones.

Durante el proceso judicial, los jueces lograron verificar que fue el 10 de octubre de 1956 cuando el concejo sacó a licitación la construcción del estadio, y se adjudicó a un único oferente, Julián Alfonso Sanchún, quien vendió un lote de 16.800 metros, el cual fue inscrito por el ayuntamiento.

Precisamente, en una de las audiencias orales del debate, el abogado José Humberto León Abadía, en representación del gobierno local, alegó que la demanda se había presentado fuera de los plazos permitidos por la ley.

Los jueces, al analizar este aspecto, señalaron que el artículo 198 de la Ley General de la Administración Pública indica que el plazo para reclamar una indemnización a la Administración es de cuatro años contados a partir del hecho que motiva la responsabilidad.

Al respecto, indicaron que fue a mediados de los años setenta cuando se construyó el Estadio Chorotega y no consta que en esa época alguien hiciera algún reclamo.

Asimismo, los jueces dijeron que Katya Sanchún dejó pasar el lapso para hacer un reclamo luego de que fue declarada por su padre como heredera de los terrenos (junio de 1994), así como después del 24 de julio de 1997, cuando inscribió en el Registro Nacional la tierra que según ella ocupa el estadio.

Al rechazar la demanda, los jueces condenaron a la empresaria al pago de las costas del juicio, cuyo monto no establecieron, pues esto deberá hacerse en la fase de ejecución de la sentencia.