Víctimas son estadounidenses a quienes engañaban diciendoles que habían ganado un premio de la lotería

Por: Carlos Arguedas C., Gustavo Fallas M. 8 junio

Cinco estadounidenses fueron detenidos este miércoles en la tarde en Costa Rica, como sospechosos de integrar una organización que estafó a más de 1.000 adultos mayores en Estados Unidos y obtuvo ganancias por $9 millones.

La captura la confirmaron este jueves Wálter Espinoza Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), y Laura Monge, fiscala de la Oficina de Asesoría Técnica y Relaciones Internacionales (Oatri) del Ministerio Público.

Wálter Espinoza director del OIJ dijo que los arrestos se ejecutaron en Pavas, León XIII y Escazú. Agregó que hay una mujer en fuga que habita en Pérez Zeledón.
Wálter Espinoza director del OIJ dijo que los arrestos se ejecutaron en Pavas, León XIII y Escazú. Agregó que hay una mujer en fuga que habita en Pérez Zeledón.

La acción policial se ejecutó en Pavas, León XIII y Escazú, luego de recibir una solicitud de las autoridades estadounidenses para extraditar a los sujetos a Carolina del Norte. La gestión también incluye a una mujer que permanece en fuga.

El Ministerio Público identificó a los presos como de apellidos Dodt, Mortimer Jordan, Sniffen, Nastasi y Fink. En el proceso que se les sigue en Estados Unidos se les atribuyen los delitos de estafa, asociación ilícita y legitimación de capitales. La gestión de extradición se tramita aquí en el expediente 17-000029-0016-PE.

Forma de operar

De acuerdo con la información fiscal, el grupo actuó entre el 2010 y mayo del 2014. Los sospechosos, mediante llamadas telefónicas que al parecer salían desde nuestro país, buscaban a las víctimas, que eran personas mayores de 55 años.

Se presentaban como agentes de la Comisión Federal de Comercio y otras agencias gubernamentales de los Estados Unidos de América y les aseguraban que habían sido ganadores del premio mayor de la lotería.

Sin embargo, les hacían creer que para reclamar el premio tenían que hacer depósitos para pagar impuestos y seguros. En apariencia, tiempo después volvían a llamar a sus víctimas, les decían que el premio era mayor, y por eso debían hacer nuevos depósitos, mediante transferencias eletrónicas a cuentas en Costa Rica, detalló el Ministerio Público.

Se sospecha que los detenidos, y otras personas que están siendo juzgadas en este momento en Estados Unidos, habrían estafado a más de 1.000 personas en Estados Unidos y que obtuvieron ganancias de $9 millones.

Laura Monge estimó que la extradicción de los implicados se pueda concretar dentro de unos seis meses.