Familias contaron los duros momentos en que se enteraron del accidente

 23 enero, 2014

A Rosa Varela la llamaron por teléfono el 20 de julio del 2011, a las 5 a. m., para decirle que era urgente que fuera a San Rafael de San Ramón, Alajuela.

Ella dormía aún, y preguntó al joven que le hablaba por qué debía ir a ese lugar. Entonces le dijeron que su hijo había fallecido.

“Mi esposo y yo llegamos y mi chiquito estaba tapado con una sábana. Vi que era mi bebé y que estaba todo pálido. Me descompuse y me llevaron al hospital”, relató la mujer ayer ante el Tribunal Penal de San Ramón, con palabras entrecortadas por el llanto.

Varela declaró en la causa que se sigue contra un policía penitenciario de apellido Chavarría y 27 años, por los delitos de homicidio culposo y lesiones culposas.

Óscar Solís y Rosa Briceño perdieron a su hijo Luis Alonso. Rosa Varela contó cómo supo de la muerte de su hijo Dennis Méndez. | MARÍA SALAZAR
Óscar Solís y Rosa Briceño perdieron a su hijo Luis Alonso. Rosa Varela contó cómo supo de la muerte de su hijo Dennis Méndez. | MARÍA SALAZAR

Los hechos que se enjuician ocurrieron en la madrugada en que la madre recibió la llamada.

Un auto arrolló a un grupo de colegiales que habían ido de serenata a varias viviendas. Tras el accidente, falleció el único hijo de esta mujer: Dennis Méndez Varela.

También murieron Luis Alonso Solís Briceño, Angie Patricia Miranda Méndez, Iván Elizondo Rodríguez y Joxiny Hidalgo Gamboa.

Tratamiento. La madre también contó a los jueces que recibe atención psicológica desde que ocurrió el accidente .

La misma situación experimentaron Óscar Solís y Rosa Liria Briceño, padres de Luis Alonso Solís, quienes recibieron ayuda psicológica y medicamentos. Ella indicó que aún asiste a terapia.

La pareja expresó que la muerte de su hijo marcó no solo sus vidas, sino la de sus familias, allegados y la de otros jóvenes.

Imagen sin titulo - GN
Imagen sin titulo - GN

“Cuando las compañeras de Luis llegaron a cantarle y luego él se iba a ir con ellas, lo abracé, lo besé y lo encomendé a Dios”, recordó Briceño.

“En la mañana recibí una llamada de mi hermana, quien vive en Guanacaste. Me dijo que le dijera que aquí estaba Alonso y le dije que andaba en una actividad. Empezó a pegar gritos y a llorar, me dijo que pusiera las noticias”, agregó la mujer.

Briceño añadió que, al encender la televisión, supo que uno de los atropellados era su hijo. “Dije: ‘Es mi chiquito porque salió con esas medias’. Se me desconectó la mente”, expresó.

Este juicio se inició el pasado 16 de enero y ha contado con el testimonio de otros jóvenes que estuvieron en el lugar el día del percance.

Las autoridades judiciales estiman que el debate finalizará el 21 de febrero próximo.

Etiquetado como: