Imputado dejó de asistir al debate el año pasado y fue declarado en rebeldía

 26 marzo
La última vez que el expolicía compareció en juicio fue el 19 de julio del año pasado, día en que un testigo de la fiscalía, rindió una amplia y pormenorizada declaración sobre lo sucedido.
La última vez que el expolicía compareció en juicio fue el 19 de julio del año pasado, día en que un testigo de la fiscalía, rindió una amplia y pormenorizada declaración sobre lo sucedido.

Limón

Un exmiembro de la Fuerza Pública que un día no regresó a la sala de juicio donde enfrentaba cargos por homicidio calificado fue recapturado por el Organismo de Investigación Judicial (OIJ).

El exoficial, identificado como Jonathan Antonio Hernández Delgado, había sido declarado en rebeldía desde el 4 de agosto del años anterior, cuando dejó de asistir al debate en los tribunales de Limón donde enfrentaba una causa por el crimen de un hombre de un balazo por la espalda sin motivo aparente.

Volverá a juicio nuevamente el miércoles y jueves de esta semana, confirmó la oficina de prensa del Ministerio Público.

Según la Fiscalía, Hernández Delgado fue detenido por agente del OIJ de Pococí a mediados de febrero mientras caminaba por el centro de Guápiles, por las cercanías del cementerio.

Inmediatamente, fue puesto a la orden del Tribunal de Juicio de Limón, desde donde se había emitido una orden de captura en su contra. El despacho, al recibirlo, le impuso seis meses de prisión preventiva que vence el 15 de agosto.

La última vez que Hernández compareció en juicio fue el 19 de julio, día en que Roger Carrillo Carrillo, testigo de la Fiscalía, rindió una amplia y pormenorizada declaración sobre lo sucedido y la participación del acusado.

El juicio terminó el 19 de agosto cuando, el Tribunal, conformado además por los jueces, Hernán Salazar, Luisa Jiménez y Verónica Dixon, absolvió a un segundo acusado, el también policía Pedro Umana Salazar.

Por la espalda

Hernández está acusado de asesinar de un balazo por la espalda a Fernando Rodríguez Arana, el 24 de julio del 2008 en el poblado de Estrada, Limón.

La víctima, quien tenía 37 años, cayó abatido, tras –supuestamente– desobedecer una orden de alto luego de salir de un abastecedor donde había entrado a comprar un cigarro y una caja de fósforos.

Rodríguez era un adicto a las drogas y se encontrada en un centro de desintoxicación. El día que lo mataron estaba libre, para visitar a su madre.

Un testigo indetificado como Róger Carrillo Carrillo, aportado por el Ministerio Público, manifestó que los policías, el día de los hechos, llegaron al frente de la pulpería en un taxi pirata, del cual descendieron y sorprendieron a las personas que estaban frente al negocio.

Agregó que el fallecido, al ver los hombres armados se asustó y, corrió en búsqueda de refugio en una casa ubicada al frente del abastecedor. Carrillo dijo que en ese momento le dispararon.

Precisó que la víctima andaba sin camisa y no portaba armas de fuego, versión que fue confirmada por otros testigos.

En prisión por robo

El expolicía Jonathan Antonio Hernández Delgado también estuvo envuelto en un robo agravado por el cual descontó seis anos de prisión.

El caso del robo agravado tuvo lugar entre la noche del lunes 23 y la madrugada del martes 24 de agosto del 2010 cuando Hernández, junto con otros cinco sujetos más, lograron ingresar a la agencia del Banco Popular de Cariari, después de abrir un hueco en el techo.

Los otros involucrados fueron identificados con los apellidos Jiménez, Florez, Dávila, Morales y López.

A los sujetos, les decomisaron un equipo especial, a base de gas, con el cual pretendían abrir la bóveda de la sucursal bancaria. El grupo fue relacionado con la famosa "Banda del Acetileno", cuyo origen, se remonta a finales de la década de los anos 90, en Pocora.

Hernández fue sentenciado el 31 de agosto del 2012 a seis anos de prisión. Cuatro meses más tarde, el tribunal de Apelación confirmó el fallo.

Tres años después recuperó la libertad tras verse favorecido con los descuentos y demás beneficios.

Un año más tarde debió enfrentar el juicio por la primera causa, el homicidio de Rodríguez. Al parecer, en esa ocasión vio el panorama muy complicado en su contra y no quiso correrse el riesgo de regresar a la cárcel tan pronto.

A Hernández el Ministerio Público le ofreció un abreviado de 15 años por el homicidio pero lo rechazó.

Etiquetado como: