Por: Carlos Arguedas C. 1 septiembre, 2015
Ñkdhj lxkgjhxlfgjhlxkgjhxlk hjlk xfhdffghgfhgfhgfhgfhgfh gfhgfhgf gfhgfhgfhgfhgfhgsdffsdfdsfsdflk hgl fghfgh | XFGH XFGHSDFDFSDFSDFS
Ñkdhj lxkgjhxlfgjhlxkgjhxlk hjlk xfhdffghgfhgfhgfhgfhgfh gfhgfhgf gfhgfhgfhgfhgfhgsdffsdfdsfsdflk hgl fghfgh | XFGH XFGHSDFDFSDFSDFS

Una nota firmada por Wálter Reiche Fischel desautorizando el uso de los documentos bancarios de una empresa suya, sacudió este lunes el inicio de una audiencia que debate, por segunda vez, si se condena o no a siete imputados en el caso conocido como ICE-Alcatel, entre los que figura el expresidente Miguel Ángel Rodríguez.

La existencia de esa prueba fue hecha pública por el Tribunal de Apelaciones de Goicoechea, previo a que los abogados expusieran argumentos.

La importancia de este asunto radica en que los documentos bancarios, a los cuales hace referencia Reiche Fischel, son considerados como un elemento fundamental para acreditar el hecho ilícito.

Christian Arguedas, uno de los abogados que representan a los acusados, adelantó que, con base en esa nota, los defensores “en pleno” pedirán que se declare ilegal toda la prueba bancaria aportada en este caso.

La discusión apenas comenzó este lunes y se extenderá por el resto de esta semana.

El caso ICE-Alcatel se refiere al presunto pago de dádivas a funcionarios para que adjudicaran una licitación, en los años 2000 y 2001, de 400.000 líneas para telefonía celular.

Este caso lleva 11 años en tribunales (desde el 2004). Tuvo un fallo condenatorio en el 2011, que fue anulado en el 2012. En el 2014, la Sala III anuló la absolución y pidió nuevo juicio.

Además, de Rodríguez, en este caso figuran como imputados Guido Sibaja Fonseca, Édgar Valverde Acosta, Luis Adrián Quirós, Joaquín Fernández Alfaro, Eliseo Vargas García y Eduardo Fonseca García.