Por: Carlos Arguedas C. 10 julio, 2013

“Me hice a la idea de que esa plata la tiré a la calle. Yo la doy por perdida porque después de 11 años he visto cómo se ha comportado el señor (Luis) Milanés. No ha cambiado ni un punto. Toma el pelo a todo el mundo, a los inversionistas, a los jueces, a los fiscales...”.

Así describió Mario Verardo, de 73 años y ciudadano de origen italiano, quien llegó a Costa Rica en 1980, el futuro del proceso judicial y la posibilidad de recuperar su dinero. Este hombre, quien tiene la condición de residente en el país, es uno de los mayores inversionistas de Savings Unlimited, pues según la acusación del Ministerio Público entregó $780.000.

Verardo manifestó: “Gracias a Dios tengo otras actividades, pero hay otra gente que se está muriendo de hambre, pensionados, amas de casa. Yo soy humano y es muy duro ver como una o dos mujeres salieron llorando de los tribunales, pues se sentían maltratadas en todo sentido. Se quedaron sin nada”.

Confía en tribunales. Mario Verardo agregó que durante los 30 años que tiene de radicar en el país, conoce “muy bien” el funcionamiento de los tribunales.

“La Ley que existe en Costa Rica es buena aunque un poquito lenta. Los jueces y fiscales no pueden hacer milagros. Yo no tengo pruebas de nada malo”, afirmó.

Para Verardo, Milanés como buen jugador de póker, promete una cosa y luego cambia. “En el 2010 ofreció devolver el 40%, una semana después se bajó al 18% y dio en garantía una propiedad supuestamente de $1,5 millones pero que tiene todo tipo de gravámenes, anotaciones y pleitos.

”Me parece bien que sea condenado, no se merece nada más, aunque él sabe que eso no es posible, pero que recuerde que en la vida todo se paga tarde o temprano”, dijo.