Las parejas fallecidas dejaron 8 hijos que están acargo de las abuelas

Por: Carlos Eduardo Vargas 5 marzo, 2014

Claudia Alegría, madre de una de las seis víctimas que perdieron la vida en un accidente en el cual un tráleir arrolló un vehículo donde viajaban seis personas, declaró ayer junto a otras dos madres en el proceso que se le sigue al conductor del tráiler en Liberia, Guanacaste.

Las madres se mostraron afectadas al recordar detalles de su hijo durante la comparecencia.
Las madres se mostraron afectadas al recordar detalles de su hijo durante la comparecencia.

En total los fallecidos dejaron ocho niños huérfanos tras la tragedia de la noche del 12 de enero del 2013, que ahora están al cuidado de estas abuelas.

La familia Arias Alegría perdió a dos de sus hijos, Junior y Vanessa, además a las parejas de ellos, Mónica Zúñiga y Gilbert Cruz.

Doña Claudia tiene la custodia desde ese día de los cinco hijos de Vanessa (dos son hijos de su pareja Gilbert). El padre de los otros tres ha accedido a que la abuela materna continúe a cargo de los niños.

Mientras tanto, su otro hijo Junior dejó dos huérfanos, que ahora viven con la mamá de su nuera fallecida Mónica Zúñiga.

Doña Claudia dijo dijo en su declaración que a pesar de que es de recursos económicos bajos ha accedido a cuidar a los cinco hijos de Vanessa. Recibió ayuda durante 8 meses por parte del IMAS. Además recibe la pensión que le da el padre de tres de los nietos que cuida.

"A veces voy al lado nicaragüense porque es más barato y así me alcanza para más", dijo la madre ante el Tribunal. Ella le cuidaba los hijos a su hija Vanessa para que pudiera estudiar.

Ella vive con su esposo, que está enfermo e incapacitado para trabajar, en Las Vueltas de La Cruz a cinco kilómetros de Peñas Blancas.

"Dentro de la tristeza que hemos pasado la única alegría en la familia son los niños, a ellos uno les explica y no han estado tan mal psicológicamente, pero es difícil afrontar todo esto", agregó doña Claudia.

En conjunto las familias han solicitado indemnizaciones arriba de los ¢700 millones, por el daño material y moral.

Por su parte, doña Claribel Chaves, madre de Manuel Torres, acudió con dolor pero con la esperanza de que se haga justicia.

Su hijo Manuel Torres era el conductor del automóvil donde viajaban las tres parejas fallecidas cuando se dirigían a seguir celebrando el cumpleaños de Mónica Zúñiga (también fallecida).

Aunque reconoce que ha sido dura lucha por mantener la custodia del hijo de Manuel y de Elizabeth Jirón, cree que es la idónea para cuidarlo y verlo crecer. "Es lindo y doloroso a la vez, pero el niño me recuerda mucho a “Neno”, son dos gotas de agua, yo lo que quiero es que él pueda tener una mejor vida, para mí no pido nada, siempre he podido vivir sola", dijo Claribel.

La comparecencia más emotiva fue la de doña Anatolia Cruz, madre de Gilbert Cruz.

Ella no pudo contener el llanto al recordar la relación que tenía con su hijo Gilbert. Tuvo 11 hijos, uno falleció al nacer, luego Gilbert en este accidente. Le sobreviven los otros nueve.

La jueza Kathy Abarca debió suspender la comparecencia de doña Anatolia pues la madre entró en crisis al momento de responder preguntas sobre su hijo.

Etiquetado como: