Ministerio comunicó que la redistribución de reclusos, sumados a los privados de libertad que cumplieron pena o que salieron porque les cesaron la prisión preventiva, redujo seis puntos porcentuales el hacinamiento carcelario

Por: Katherine Chaves R. 10 noviembre, 2015
Justicia busca bajar el hacinamiento carcelario, por lo que en agosto ordenó buscar perfiles de reos
Justicia busca bajar el hacinamiento carcelario, por lo que en agosto ordenó buscar perfiles de reos "no peligrosos" para reubicarlos.

El Ministerio de Justicia confirmó este martes que, entre el 20 de octubre y el 2 de noviembre, 141 reos "no peligrosos" obtuvieron el permiso para salir de prisión y ser reubicados en alguno de los 12 Centros Semiinstitucionales (CASI) del país.

Esta medida de reclusos se da luego de que la ministra de Justicia Cecilia Sánchez ordenó, en agosto, a los directores de las prisiones que buscaran perfiles de estos reclusos para redistribuirlos y así bajar el hacinamiento carcelario.

La cifra dada a conocer se suma a los 429 reclusos que fueron reubicados entre el 16 de setiembre y el 19 de octubre. En total, 570 privados de libertad han sido movilizados.

Esos egresos, aunados a los reos que cumplieron pena o que salieron porque les cesaron la prisión preventiva (no detallana cantidades), redujeron la sobrepoblación de un 52,2% (equivalentes a 13.889 reos a mediados de setiembre) a un 46,3% (13.361 privados de libertad).

Es decir, disminuyeron seis puntos porcentuales el hacinamiento que aqueja, desde años atrás, al sistema penitenciario costarricense.

El Ministerio insistió en que los beneficiados cumplieron con requisitos, como haber cometido un delito menor, estar próximos a cumplir su sentencia, no tener causas pendientes y no ser reincidentes.

De hecho, según estadísticas que facilitó la entidad, el 63,3% de los reubicados cumplían una sentencia relacionada con delitos contra la propiedad; un 33,9% por delitos ligados a las drogas (cultivo, tenencia,, venta o transporte; no así si pertenecían a crimen organizado); el 2,8% restante por estafa, portación de arma, conducción temeraria, receptación, entre otros.

Es decir, son descartados aquellos privados de libertad que fueron acusados por tráfico de drogas, tráfico de órganos, crimen organizado, tráfico de armas de fuego, trata de personas, homicidios, entre otros.

Asimismo, Justicia apuntó que 7 de los reclusos reubicados cumplirían sentencia en el 2015; 91, en el 2016; 147; en el 2017; y, 141, en el 2018. En el 2019, saldrían en libertad 128 de los presos redistribuidos; en el 2020, 56.