Juan Diego Castro la defenderá a ella y a otro juez por causa disciplinaria en Corte

Por: David Delgado C. 17 febrero, 2015

La jueza Francini Quesada Salas reconoció haber usado su teléfono celular en varias ocasiones durante un juicio por narcotráfico, que fue anulado por el Tribunal de Apelación de Goicoechea, pero alegó que solo lo hizo para tomar apuntes.

Así lo manifestó, ayer lunes, durante una conferencia de prensa acompañada por el juez Andrés Mora, quien también utilizó su celular en el mismo debate, y el abogado Juan Diego Castro. Este último asumió la defensa de ambos por la investigación disciplinaria que abrió la Inspección Judicial.

El 2 de febrero del 2015, el Tribunal de Apelación resolvió un recurso de la defensora particular, Carmen Amador, quien alegó distracciones de los juzgadores, por utilizar sus celulares durante la lectura de la acusación, la declaración de testigos y la etapa de conclusiones.

Por esa razón, se anuló la condena de 10 años de prisión que recibieron tres imputados por almacenamiento de droga y se ordenó realizar un nuevo juicio. El fondo de la sentencia condenatoria no fue estudiado por el Tribunal de Apelación.

“Aquí hay una satanización de la utilización de los instrumentos inteligentes. En realidad, un teléfono, un iPad o una computadora, son los mismos instrumentos que todos utilizamos. A partir del momento en que se está recibiendo la prueba, yo utilizo la libreta electrónica porque eso me permite que cuando el testigo está declarando, puedo abrir y hacer las anotaciones sobre ese momento que me resulta interesante.

Francini Quesada dijo estar dolida ante las críticas por utilizar su celular en un juicio por narcotráfico. Ella, como el juez Andrés Mora (abajo), expresaron que el aparato sirvió para consultar leyes y tomar apuntes del debate. Los acompaña su defensor, Juan Diego Castro. | MELISSA FERNÁNDEZ
Francini Quesada dijo estar dolida ante las críticas por utilizar su celular en un juicio por narcotráfico. Ella, como el juez Andrés Mora (abajo), expresaron que el aparato sirvió para consultar leyes y tomar apuntes del debate. Los acompaña su defensor, Juan Diego Castro. | MELISSA FERNÁNDEZ

”A mí esto me llena de dolor porque son demasiados años de hacer mi trabajo, de haberme expuesto a sicarios y jamaiquinos y que mi hijo hasta estuviese con guardaespalda, y que ahora se me venga a decir que por la utilización de un instrumento inteligente, que he utilizado a las mil maravillas porque tengo acceso a todo ( sic )”, manifestó Quesada.

El juez Andrés Mora aseguró que cuando él tenía su celular estaba consultando legislación con el aparato, a pesar de que también tenía su computadora portátil en el escritorio.

Francini Quesada dijo que para asistir a la conferencia de ayer, realizada durante una hora a partir de las 10 a. m., sacó el día de vacaciones. Por su parte, Mora comentó que lo autorizó Rodrigo Vásquez, coordinador del Tribunal de Juicio de Desamparados, el cual también acudió a la rueda de prensa.

Los jueces Quesada y Mora aseguraron a la prensa que ninguna diligencia judicial fue afectada por ir a la conferencia de prensa, pues la audiencia que tuvieron en la mañana se suspendió, porque una de las partes no se presentó al despacho.

Manipulación. Juan Diego Castro manifestó que hubo una “manipulación” de los videos por parte del Tribunal de Apelación al analizarlos, pues en seis ocasiones la jueza Quesada estaba utilizando su celular, mientras el debate se encontraba suspendido.

El juez Andrés Mora expresó que celular sirvió para consultar leyes. MELISSA FERNÁNDEZ.
El juez Andrés Mora expresó que celular sirvió para consultar leyes. MELISSA FERNÁNDEZ.

Según dijo, no se pudo comprobar si la falta de atención por el uso del celular, en la tarea que haya sido, causó que la sentencia condenatoria fuese irracional, que el hilo argumental del fallo fuese ilógico o se violara la sana crítica racional.

No obstante, la sentencia de apelación detalló que Francini Quesada manipuló su celular, en 47 ocasiones, durante la recepción de prueba testimonial y, otros momentos, que causaron una inobservancia al principio de oralidad del proceso penal.

La fecha para el nuevo juicio aún no se ha fijado.