Ministerio Público se opuso, al estimar que el delito es sumamente grave

Por: Carlos Arguedas C. 21 junio, 2014

Pococí. Los jueces Jorge Paisano Saborío, víctima de un atentado contra su vida, y Miguel Ángel Lizano Córdoba, acusado de planear ese ataque, insistieron en el Tribunal Penal de Pococí que la legislación les permite conciliar.

El planteamiento lo hicieron ayer, durante una audiencia de apelación a un fallo anterior del Juzgado Penal de Pococí, que rechazó aceptar un arreglo, al cual, llegaron las partes.

Durante la diligencia judicial, que se inició a las 8:50 a. m. y concluyó a las 11 a. m., los fiscales José Peñaranda y José Mena, de la Fiscalía Adjunta contra la Delincuencia Organizada, se opusieron, pues consideran que el delito investigado es muy grave.

La jueza Nancy Marín Monge, del Tribunal Penal de Pococí a cargo del caso, comunicó al cerrar la audiencia que se tomará tres días hábiles para dar a conocer el fallo, pues debe pronunciarse sobre varios aspectos.

La audiencia inició a las 8:50 a. m. en la llamada Sala Magna en los Tribunales de Pococí. Los primeros en entrar a la diligencia fueron la jueza Nancy Marín, el abogado Carlos Luis Redondo (camisa blanca) y otra persona no identificada. Los representantes del Ministerio Público fueron, en orden usual, José Mena y José Peñaranda. Abajo, la víctima Jorge Paisano conversó con una persona que no fue posible conocer su nombre. | REINER MONTERO
La audiencia inició a las 8:50 a. m. en la llamada Sala Magna en los Tribunales de Pococí. Los primeros en entrar a la diligencia fueron la jueza Nancy Marín, el abogado Carlos Luis Redondo (camisa blanca) y otra persona no identificada. Los representantes del Ministerio Público fueron, en orden usual, José Mena y José Peñaranda. Abajo, la víctima Jorge Paisano conversó con una persona que no fue posible conocer su nombre. | REINER MONTERO

Antecedentes. El ataque contra Jorge Paisano, quien es el coordinador de jueces penales en Pococí, se produjo a las 7:10 a. m., del 14 de diciembre del 2012, 400 metros antes de llegar a la oficina en los Tribunales de Pococí, cuando el afectado manejaba su vehículo.

En esa ocasión, desconocidos le dispararon en varias ocasiones, desde otro carro.

Según un informe del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), dos de las balas ingresaron por la ventana trasera. Una quedó incrustada en la cabecera del asiento del chofer y la otra salió por el techo. Milagrosamente, el funcionario resultó ileso.

Jorge Paisano dijo a agentes de la Policía Judicial que escuchó dos detonaciones, pero que no les dio importancia y continuó hasta que un chofer lo alertó de los impactos de bala en la ventana.

El 8 de mayo del 2013, las autoridades detuvieron al también juez penal de Pococí, Miguel Ángel Lizano como el autor intelectual del ataque. El Ministerio Público dijo que el móvil del ataque fue una venganza laboral.

Junto con Lizano, también fueron capturados tres gatilleros, de apellidos Víquez (19 años), Platero (20) y Alfaro (24), y dos intermediarios, apellidados Guido (26) y Núñez (32).

Desde aquel momento los imputados, excepto Platero, permanecen en prisión preventiva.

Arreglo. Jorge Paisano mediante un escrito que presentó en julio del año pasado al Juzgado Penal de Pococí anunció que quería conciliar y acabar con el proceso.

Sin embargo, no fue hasta el pasado 28 de marzo que el tema se conoció durante la audiencia preliminar. Ahí de forma verbal la víctima anunció que había llegado a un arreglo con los acusados y que quería conciliar.

Empero, la jueza Juliana Vallecillo al analizar las pruebas y las manifestaciones de las partes, rechazó la conciliación porque estimó que no procede en delitos cuya pena supera los tres años de prisión como es la tentativa de homicidio calificado. Esa resolución fue apelada.

Carlos Luis Redondo, abogado de Lizano, dijo que ayer durante la audiencia se alegó que la víctima tiene derecho a ser escuchada y que sean atendidas sus peticiones, pues así lo establecieron reformas que se hicieron en la legislación penal a partir de 1998.

Asimismo, dijo que existen convenios internacionales firmados por Costa Rica y que son normas que están por encima de las ley tica, que permiten al ofendido a llegar a conciliaciones sin importar la naturaleza ni la gravedad del delito.

Por su parte, los representantes de la Fiscalía Adjunta contra la Delincuencia Organizada que asistieron a la audiencia insistieron que el caso debe ser llevado a juicio y, por lo tanto, no debe aceptarse una conciliación.

Lo anterior porque “ se trata de hechos muy graves y violentos incluidos en una acusación, en la cual se cuenta con pruebas suficientes para acreditar que los imputados planearon el asesinato de un Juez de la República”, según un comunicado de prensa de la Fiscalía General .