4 noviembre, 2014

La seguridad es estricta dentro de la sala de juicios. | RODOLFO MARTÍN
La seguridad es estricta dentro de la sala de juicios. | RODOLFO MARTÍN

Limón. El debate por el homicidio del ambientalista Jairo Mora Sandoval se inició ayer, en una jornada en la que el Tribunal de Juicio guardó el anonimato de dos testigos protegidos, los cuales aportó el Ministerio Público.

El juicio empezó una semana después de lo previsto, luego de que uno de los siete acusados, quien no acudió el lunes pasado por un contagio de varicela, finalmente llegó ayer luego de cumplir con un periodo de cuarentena.

Este acusado, de apellido Centeno, es conocido como Kike y tiene 25 años. También figuran como imputados dos hermanos de apellido Salmon y cuatro sujetos más apellidados Delgado, Cash, Quesada y Arauz. Todos se abstuvieron de declarar durante el primer día.

Los testigos son individualizados con los alias de Free y Faro, confirmó la fiscala Carmen Zúñiga.

Uno de ellos hablará sobre las supuestas amenazas de muerte que habría recibido Mora, mientras que el otro, aparentemente, puede ubicar en tiempo y espacio a uno de los sujetos acusados.

Los jueces Luis Rodríguez Arauz, Hernán Salazar Salazar y Yolanda Alvarado tomaron esa postura luego de la petición formulada por Luis Ling, de la Oficina de Defensores Públicos de Limón, quien expuso que la condición de confidencialidad rige solo para la etapa investigativa e intermedia.

El actual paradero de Free y Faro solo lo conoce el OIJ. Ni siquiera el Ministerio Público sabe dónde están y sus circunstancias.

Un trato igualmente reservado regirá para la declaración de las víctimas. Una mujer que fue atacada 13 días antes que Mora junto a su marido y dos sobrinos, declarará hoy por videoconferencia.