Jueces dictaron sentencia condenatoria la tarde de este jueves

Por: Hugo Solano 24 julio, 2014

El Tribunal de Juicio de Cartago condenó a las 3:45 p. m. de este jueves a José Francisco Aguilar Méndez, conocido como Toro, a 30 años de prisión por dos delitos de homicidio en perjuicio de los hermanos Fabio y Pablo Ulloa Montenegro , que tenían 19 y 22 años respectivamente, vecinos de Cervantes de Alvarado, Cartago.

Los hechos se remontan al 3 de noviembre del 2013 cuando, a eso de las 11 a. m., Aguilar tuvo una discusión por viejas rencillas con los hoy fallecidos en el parqueo de un Mall en Cartago, donde se realizaba una exposición de motocicletas. El sospechoso cayó en manos de la Policía poco después.

"Pido perdón a las familias, esto ha sido muy duro, tengo hijos y estoy joven aún (21 años) y esto me ha dolido mucho", dijo el sentenciado a los jueces.

El juicio se desarrolló bajo una fuerte custodia policial en la sala 1 de los Tribunales de Cartago.
El juicio se desarrolló bajo una fuerte custodia policial en la sala 1 de los Tribunales de Cartago.

En tanto, el padre de los jóvenes asesinados, José Francisco Ulloa, recordó que ese día estaba en la casa y recibió una llamada indicándole que sus dos hijos estaban fallecidos.

El Tribunal estuvo integrado por los jueces Laura Sánchez, Ericka Calvo y Minor Soto.

La madre de los fallecidos, Virginelia Montenegro, indicó que pedía justicia porque sus hijos eran buenos trabajadores y no merecían morir de esa forma.

Los jueces le explicaron a Aguilar los principales motivos del porqué de la condena, cuya parte integral se leerá el próximo jueves.

Además, se le prorrogó la prisión preventiva por seis meses más, mientras queda en firme la sentencia. Los jueces lo condenaron al pago de ¢20 millones como acción civil resarcitoria.

A la firma organizadora de la exposición se le liberó de toda pena y responsabilidad.